Blog 
Callejero
RSS - Blog de Pruebas Pruebas

Archivo

  • 11
    Febrero
    2010

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Arquímedes: En la bañera también se investiga

    Para muchos, Sicilia no es más que la cuna de la Mafia. Sin embargo, esta isla italiana dio al mundo uno de los mayores científicos de la humanidad. La colonia griega de Siracusa fue el lugar de nacimiento de Arquímedes, quien se educó en la ciudad egipcia de Alejandría, uno de los focos del saber en el mundo clásico. El sabio era primo del rey Hierón II, de quien fue consejero y responsable de la defensa de la ciudad en Siracusa. El monarca hizo construir la mayor embarcación de su tiempo, a la que bautizó como Syrakosa, que embarrancó en las rocas en el momento de su botadura. Arquímedes instaló unas palancas en el casco del navío y con la ayuda de unas poleas compuestas fue capaz de sacarlo a flote, lo que dejó boquiabierto al rey. Arquímedes descubrió que el volumen de una esfera es dos tercios del volumen del cilindro que la contiene, definió la ley de la palanca e inventó la polea compuesta. Otro de sus descubrimientos fue el llamado tornillo sin fin, que permitía la elevación del nivel del agua. Al ser el encargado de proteger su ciudad, inventó la catapulta para lanzar proyectiles y un sistema de espejos con el que incendiaba las naves enemigas al concentrar los rayos del sol. Arquímedes utilizó sus inventos para colaborar en la defensa de Siracusa cuando Sicilia fue invadida por los romanos. El descubrimiento más relevante de este científico es el de la ley de la hidrostática, conocida popularmente como principio de Arquímedes y que establece que todo cuerpo sumergido en un fluido experimenta una pérdida de peso similar a la del volumen de fluido que desplaza. La tradición asegura que el sabio descubrió este fenómeno mientras se bañaba y observaba cómo el agua rebosaba la bañera. Sicilia fue tierra en constante disputa por los pueblos de la antigüedad, por lo que también se vio envuelta en las guerras púnicas. En un ataque a Siracusa, Arquímedes se hallaba ensimismado con operaciones matemáticas que dibujaba en la arena cuando fue abordado por un soldado romano. Al pedirle que no le estropeara sus diagramas, el militar le asesinó. J. M. Gutiérrez

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook