Blog 
Callejero
RSS - Blog de Pruebas Pruebas

Archivo

  • 12
    Enero
    2010

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Coronel Calaza: El mejor bombero de Argentina

    La trayectoria vital de muchos de los gallegos que emigraron a Argentina fue notable, hasta el punto de que son recordados con todo tipo de honores en ese país. Uno de los miles de coruñeses que emigraron durante el siglo XIX a la nación austral llegó a convertirse incluso en una figura de prestigio internacional en la lucha contra los incendios, actividad en la que destacó por sus logros. José María Calaza Couso nació en A Coruña en 1852 y con sólo 16 años tomó el camino de la emigración hacia Buenos Aires. Su primer trabajo en la capital argentina fue el de empleado de un comercio, aunque ya en 1870 ingresó en el cuartel de los vigilantes-bomberos. Tres años más tarde estos trabajadores pasaron a formar el Cuerpo de Bomberos, del que Calaza fue su primer jefe en 1881. Su preocupación por la investigación acerca de las causas de los incendios y el modo en que se propaga el fuego le llevaron a escribir obras especializadas, como la titulada Materiales para incendios. El coruñés recibió numerosas distinciones por su intervención en siniestros y por su papel en la profesionalización de la extinción de incendios. Calaza puso en marcha una escuela de oficiales de bomberos y acabó con el analfabetismo en el Cuerpo, en cuyo seno creó una escuela primaria. En el año 1890 luchó en defensa del Gobierno durante la Revolución de Julio, por lo que posteriormente fue nombrado coronel del Ejército. José María Calaza elaboró el plan de defensa contra los incendios de la ciudad de Buenos Aires y publicó varios trabajos en los que expuso las medidas de prevención de este tipo de accidentes. Sus méritos le hicieron ser nombrado miembro honorífico de cuerpos de bomberos de varios países y recibir distinciones como la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica. Representó a Argentina en congresos internacionales de maniobras para bomberos, como los de París y Turín. Falleció en Buenos Aires en 1913, tras una intensa vida profesional. J. M. Gutiérrez

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook