Blog 
Callejero
RSS - Blog de Pruebas Pruebas

Archivo

  • 12
    Febrero
    2010

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Edison: El hombre de los mil inventos

    Realmente es meritorio que una persona registre un millar de inventos a lo largo de una vida, pero todavía lo es más si se tiene en cuenta que el personaje en cuestión tan sólo asistió al colegio durante tres meses. La madre de Thomas Alva Edison, nacido en la ciudad estadounidense de Milan, fue la encargada de proporcionar la educación elemental a su hijo, y parece que lo hizo a las mil maravillas. El pequeño Edison se entretenía con la fabricación de aparatos mecánicos en los ratos libres que le permitía la venta de periódicos en la estación del ferrocarril. Llegó a imprimir un semanario en un vagón de mercancías que usaba como laboratorio. La suerte quiso que salvase la vida del hijo del jefe de estación y que como recompensa le dieran un curso de telegrafía. Fue entonces cuando inventó un repetidor telegráfico que permitía transmitir un mensaje sin la presencia del operador. Edison se trasladó a Boston para dedicarse de pleno a la investigación. Consiguió montar una grabadora, pero no era suficientemente práctica, por lo que se dedicó a crear accesorios telegráfico para reunir el dinero necesario para montar su propio laboratorio. En esos años mejoró el sistema telegráfico, que convirtió en automático y capaz de emitir varios mensajes de forma simultánea. Otra de las aportaciones de Edison fue el transmisor de carbono para el teléfono, aparato que había inventado el escocés Alexander Graham Bell. También consiguió un fonógrafo que grababa el sonido en un cilindro de papel de estaño, pero su mayor logro fue la bombilla o foco incandescente, que presentó en 1879 y que alcanzó una difusión inmediata. Tres años más tarde construyó en Nueva York la primera gran central eléctrica que existió en el mundo, aunque su invento de la corriente continua se vio desplazado por el de la corriente alterna. Posteriormente se trasladó a Nueva Jersey para crear un gran laboratorio, donde diseñó la primera máquina que reproducía imágenes en movimiento: el kinetoscopio. Durante los años siguientes produjo aún numerosos inventos, algunos de los cuales ayudaron al ejército norteamericano durante la I Guerra Mundial. Edison murió en 1931 y su casa y su laboratorio fueron convertidos en un museo. J. M. Gutiérrez

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook