Blog 
Callejero
RSS - Blog de Pruebas Pruebas

Archivo

  • 19
    Febrero
    2010

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    José Toubes: El fundador de San Pedro de Mezonzo

    El sacerdote José Toubes fue uno de los personajes más populares de la ciudad en la primera mitad del siglo XX, en la que desarrolló una intensa actividad religiosa y periodística. Nació en 1881 en el municipio pontevedrés de Cuntis y llegó a A Coruña en 1909 como coadjutor de la parroquia de San Jorge. Al año siguiente fue nombrado corresponsal del diario católico El Debate y redactor de El Eco de Galicia. El padre Toubes fue un ardiente propagandista de las ideas católicas, por lo que en 1917 decidió fundar su propio periódico en A Coruña, que en 1931 debió transferir a la Editorial Católica a causa de sus múltiples ocupaciones parroquiales. Los barrios de Santa Lucía y A Falperra fueron la zona donde desarrolló su labor pastoral este sacerdote, al que en 1930 se le designó como primer responsable de la nueva parroquia creada en la ciudad: San Pedro de Mezonzo. A lo largo de su vida, José Toubes mostró una continua preocupación por los coruñeses con menores recursos económicos, a quienes destinó un ropero de caridad, centros de escolarización, consultorios médicos y centros de asistencia a enfermos y pobres. A esto unió el fomento de las vocaciones religiosas y de la convivencia entre los fieles de su parroquia, a lo que contribuía con gran éxito su carácter, en el que se combinaban la afabilidad y la socarronería. Al inicio de la Guerra Civil se negó a incriminar a las personas acusadas de la quema de su iglesia y su periódico, a pesar de la insistencia del tribunal militar. Se cuenta que el padre Toubes en persona ayudó a huir en un barco a un perseguido político, a quien el sacerdote incluso habría proporcionado vestimentas religiosas. El crecimiento constante de la población de su parroquia animó a José Toubes a proponer la construcción de un nuevo templo, cuya construcción se inició en 1953. Siete años más tarde, cuando la iglesia todavía no estaba terminada, el sacerdote falleció, lo que provocó una auténtica conmoción en la ciudad. Su cuerpo permaneció expuesto en la cripta de San Pedro de Mezonzo, por donde pasaron millares de personas. El cardenal Quiroga Palacios definió a este templo coruñés como “la obra gigante de un sacerdote ejemplar”. J. M. Gutiérrez

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook