Blog 
Callejero
RSS - Blog de Pruebas Pruebas

Archivo

  • 29
    Enero
    2010

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Julio Rodríguez Yordi: Una pareja unida hasta en el callejero

    La trayectoria literaria de numerosos escritores influyó en la vocación de sus hijos, que con frecuencia siguieron también el camino de las letras. Julio Rodríguez Yordi fue uno más de quienes recibieron apoyo en su propio hogar para dedicarse a la escritura, ya que su padre fue el gran lexicógrafo Eladio Rodríguez González, quien llegó a ser presidente de la Real Academia Galega. A pesar de que cursó la carrera de Comercio en A Coruña, su ciudad natal, Rodríguez Yordi centró sus mayores esfuerzos en la literatura y el periodismo, que combinó a lo largo de su vida con varias actividades empresariales. Su interés por el mundo de la literatura y la filosofía le animó a adquirir una sólida formación en estos dos campos y al aprendizaje de varios idiomas, conocimientos que plasmó a través de sus trabajos periodísticos, poéticos y narrativos. Durante su trayectoria literaria tan sólo publicó dos libros: Cristal y sonrisa y La Peña y la peña. El primero de ellos es una descripción idílica de la vida coruñesa durante los años veinte, mientras que el segundo se refiere al famoso café La Peña, que se encontraba en la calle Real y al que acudían un grupo de amigos a quienes se conocía por el mismo nombre del establecimiento. Tras la muerte del autor se editaron dos de sus novelas, Quenje en Conjo y Agenor, así como la obra Tren y andén, biografía y viografía, pero sus ensayos y su amplia producción lírica todavía permanecen inéditos. Otra de las facetas en las que destacó Julio Rodríguez Yordi fue el periodismo, en el que se inició en los diarios El Noroeste y El Orzán. Esta actividad le permitió conocer a quien sería su mujer, la también periodista coruñesa María Luisa Durán Marquina, que fue una de las plumas más conocidas de toda la ciudad. Julio Rodríguez Yordi falleció en 1967 y el Ayuntamiento dedicó una calle en su honor en Riazor. La vía paralela recuerda a su esposa, en un intento de hacer perdurar en el nomenclátor la estrecha relación que esta pareja mantuvo durante su vida. J. M. Gutiérrez

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook