Blog 
Callejero
RSS - Blog de Pruebas Pruebas

Archivo

  • 17
    Febrero
    2010

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Louis Pasteur: El científico que salvó a la leche y el vino

    La obra del francés Louis Pasteur es una demostración de las posibilidades de la investigación aplicada a la industria, ya que varios de sus descubrimientos estuvieron provocados por las necesidades de la industria de su país. El que fuera uno de los grandes científicos del siglo XIX nació en 1822 y con 25 años ya era doctor en Física y Química. En 1854 marchó a la Universidad de Lille, que había creado una Facultad de Ciencias para colaborar con la potente industria vinícola de la región, que padecía los problemas de la acidificación del vino. Los investigadores de la época sospechaban que la levadura tenía relación con este problema, pero Pasteur no sólo lo demostró, sino que explicó que la generación de alcohol durante la fermentación se debe a las bacterias y que su eliminación era posible al calentar el producto a una temperatura elevada. Este proceso recibió el nombre de pasteurización y permitió resolver el problema de la conservación del vino, la cerveza y la leche. Pasteur polemizó con los científicos de su tiempo sobre la procedencia de los gérmenes en las sustancias, ya que él defendía que procedían del exterior, mientras que la mayoría opinaba que se generaban de forma espontánea. En 1865 se desplazó al sur de Francia para socorrer a los cultivadores de gusanos de seda, ya que la plaga de la pebrina amenazaba con destruir la producción nacional. Descubrió que la enfermedad era contagiosa y hereditaria, por lo que separó los huevos de gusano que no estaban afectados y evitó una mayor propagación de esta epidemia. Pasteur era de la opinión que las enfermedades se producían del mismo modo que se originaba la fermentación en las sustancias: por la aparición de gérmenes extraños. Muchas personas rechazaban que unos seres tan pequeños pudieran acabar con la vida de grandes animales, pero él lo demostró al inocular bacilos debilitados de la enfermedad del carbunco a parte de un rebaño de ovejas. A los pocos días, las reses vacunadas se encontraban perfectamente, mientras que el resto habían perecido. Pasteur aplicó este sistema a la enfermedad de la rabia y descubrió el remedio contra una dolencia que causaba miles de muertes en todo el mundo. J. M. Gutiérrez

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook