Blog 
Callejero
RSS - Blog de Pruebas Pruebas

Archivo

  • 08
    Febrero
    2010

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Newton: El sabio ayudado por la manzana

    Hay quien está dispuesto a demostrar desde la más tierna infancia que está destinado para la ciencia. El pequeño Isaac Newton, nacido en la localidad inglesa de Woolsthorpe en 1642, era un niño con una gran imaginación que se entretenía con la construcción de pequeños mecanismos, como un reloj de agua, un molino de viento o un carro que funcionaba al ser accionado por una manivela. Con 19 años ingresó en la Universidad de Cambridge para estudiar Matemáticas, pero no pudo concluir sus estudios a causa de una epidemia que obligó a suspender la actividad académica. Este hecho no le perjudicó, ya que se dedicó con afán a la investigación sobre la Filosofía y las Matemáticas hasta que en 1668 regresó a las aulas, ya como profesor. Los descubrimientos de Newton hicieron que la ciencia moderna superase los avances conseguidos por la geometría griega, ya que descubrió el sistema que Leibniz denominó cálculo diferencial. Sus investigaciones le llevaron también a la óptica, ya que descubrió que la luz del sol está compuesta por rayos de diferentes colores y lo demostró al separarlos mediante un prisma de vidrio. La astronomía fue otra de las preocupaciones de Newton, quien aplicó las leyes de Kepler sobre el movimiento orbital para formular la ley de gravitación universal. La leyenda atribuye la inspiración de este descubrimiento a la contemplación de la caída al suelo de una manzana madura. La publicación en 1687 de la obra Principios matemáticos de la filosofía natural es considerada como un hito en la historia de la ciencia, ya que expuso en ella sus investigaciones sobre la gravedad. Ese mismo año se opuso a la pretensión de que la Universidad de Cambridge se convirtiese en una institución católica y posteriormente debatió con el filósofo John Locke sobre cuestiones teológicas como el problema de la Trinidad. Una grave enfermedad nerviosa hizo que Newton abandonase sus investigaciones a partir de 1693, año en el que inició otro tipo de actividades, como la dirección de la Casa de la Moneda en Londres. El sabio inglés falleció en 1727 y tras su muerte se hallaron en su vivienda miles de legajos con textos científicos y cálculos indescifrables. J. M. Gutiérrez

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook