Blog 
Callejero
RSS - Blog de Pruebas Pruebas

Archivo

  • 05
    Febrero
    2010

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    San Pedro de Mezonzo: El obispo compostelano que compuso la Salve

    La figura del obispo Pedro de Mezonzo es una de las más notables de la Alta Edad Media en Galicia, ya que este hombre, nacido en Curtis en el año 930, provocó un cambio de rumbo en la dirección de la Iglesia en una época de grandes convulsiones. Durante el siglo X se produjo un declive notable de la vida religiosa, hasta el punto de que los historiadores definen este período como el siglo de hierro de la Iglesia. Pedro de Mezonzo fue monje del monasterio de Santa María y abad en San Paio de Antealtares. En el año 985 fue elegido obispo de Compostela por los canónigos de la ciudad, quienes buscaban un hombre de sus cualidades, entre las que figuraba la sabiduría y la fidelidad al estilo de vida cristiano. El recién nombrado obispo hubo de afrontar una etapa difícil, ya que los normandos y los moros asolaban con frecuencia las tierras gallegas y se cebaban especialmente con las propiedades de la Iglesia. En 997 el caudillo Almanzor llegó a Santiago y se llevó las campanas de la catedral, aunque no llegó a destruir el templo y profanar el sepulcro del Apóstol. Ante el peligro que suponía la llegada de los musulmanes, Pedro de Mezonzo compuso la oración Salve Regina, que se convirtió rápidamente en una de las plegarias más famosas en toda la cristiandad. El rezo escrito por el obispo compostelano aparece ya mencionado en la obra de Gonzalo de Berceo y Alfonso X El Sabio, quien asegura que las tropas cristianas pronunciaban esta oración mientras acometían a las huestes musulmanas en la batalla del Salado. Pedro de Mezonzo rechazó las visiones catastrofistas de quienes pensaban que el fin del milenio traería el fin del mundo, a quienes replicó que Dios, como padre misericordioso, cuidaría de sus hijos. El obispo falleció en 1003 y fue canonizado por la Iglesia. Su labor está considerada como un precedente de las reformas que se introdujeron en la vida religiosa durante el siglo XI. A Coruña le dedica una de sus iglesias parroquiales, situada en Cuatro Caminos, así como una calle a caballo entre el Agra do Orzán y Santa Margarita. J. M. Gutiérrez

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook