Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de A Coruña

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 27
    Noviembre
    2010

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Jean Claude Izzo


     

    El marsellés Izzo escribió tres novelas “noir”, la deslumbrante “Total Kheops”, la algo más irregular “Chourmo” y la intensa “Soleá”. Me costó encontrarlas, pero en unos meses he podido dar con ellas, leerlas y apasionarme con las andanzas de Fabio Motale, protagonista de esta saga donde la gastronomía marsellesa y los vinos de la zona un papel relevante.

    Parece un dato importante comprobar como en determinada novelística negra la gastronomía aparece como otro personaje más. Si Montalbán convirtió a Carvallho en un detective que hizo que su ayudante siguiera cursos de cocina y a lo largo de sus novelas encontráramos platos, restaurantes y muchos comentarios gastronómicos,  no fue ni el primero ni será el último.

    Izzo siente devoción por una gastronomía del “terroir”, donde pistous, boullavesas, pastas y pescados se mezclan con vinos de Bandol o rosados de la Provenza. Su literatura se convierte en una guía para conocer a fondo una ciudad y una región francesa. Seguirle, mientras bebe pastis y come en pequeños bistrot, es adentrarse en una realidad donde la mafia y el hip hop evidencian un presente nada alentador para la castigada ciudad de Marsella.

    Maigret, Montalbán, Camilleri y muchos otros autores muestran geografías gastronómicas. Pero Izzo las vive y las escribe de manera magistral. Usadas. Experimentadas. Incorporándolas a la realidad del relato como un hecho más, no como una detención o un descanso, sino como algo necesario para la vida marsellesa de su doliente Fabio Montale, con madre española y padre italiano. Mestizaje mediterráneo para quien quiere ver como es la realidad a través de las corruptelas de una sociedad que se ha visto inundada e invadida por esa maldición que llamamos Mafia, crimen organizado, y que se extiende como una mancha de petróleo, lenta y pesada.

    No duden en buscar los libros de Izzo, nuestras Bibliotecas públicas tienen sus ejemplares. Tal vez sueñen con acercarse hasta Marsella, apoyarse en una barra y disfrutar del pastis, de sardinas, de vinos que hablan de mediterraneidad. La buena literatura tiene eso, el don de transportarnos y generar deseos.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook