Blog 
De Gucci a Zarucci
RSS - Blog de Sandra Med�n Figueroa

Sobre este blog de Moda y belleza

Un blog divertido dónde cabe moda, cotilleos y todo lo que se me pase por la cabeza... y no es poco! También aparecerán los looks más fashion que desfilan diariamente por Coruña.


Archivo

  • 24
    Noviembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    CON POCO GUSTO

    Estamos cansados de ver a las celebrities lucir palmito por la alfombra roja. Glamurosas e impecables, siempre salen a la pasarela luciendo palmito con un gusto inmejorable. Sin embargo, el saber quitarse partido como ellas lo hacen tampoco tiene tanto mérito puesto que el triunfo de sus outfits  depende del  gran séquito de estilistas que las acompañan. Muchas cantantes y actrices que son denominadas “iconos de la moda”, cuando son pilladas “in fraganti”, nos muestran  looks que dejan mucho que desear y, aunque lleven encima cantidades astronómicas de dinero, el resultado es tremendamente patético.  Como muestra un botón y sinó fijaros en los looks que lucen muchas de ellas en su vida cotidiana lejos de los flashes.

    La cantante Rihanna, Beyonce, Juliette Lewis, Mariah Carey, Miley Cyrus, Katie Holmes, Shakira y hasta la mismísima Penélope Cruz….son varios de los ejemplos que siempre me llaman la atención por su escaso gusto a la hora de vestirse en su vida normal.

                                                  

    Fijaros, por ejemplo en la primera aparición de Shakira junto a Piqué en Barcelona. El estilismo de la cantante no tiene desperdicio. Un look medio “total white” porque el pantalón y la camiseta son blancos nucleares pero esa especie de chal o pashmina con la que cubre sus hombros es como un blanco roto o crudo… vamos que va más acorde con su pelo que con el resto del estilismo. Otro elemento patético es el bolso que lleva y que, aunque me ponga a pensar durante horas, no sabría cómo definir. Bueno sí… es ¡feo a rayos!. Y, si ese maracumbé de elementos, añadimos las cuñas de esparto que lleva en los pies el resultado es tremendo!. Ay!! Piqué, cómo se nota que la chica se llama Shakira porque si se llamara Pepita ¿seguro que te fijarías en ella?. Ahí lo dejo….

    Otros ejemplos de mal gusto o errores estilísticos podemos verlos en la publicidad. ¿Os acordáis del reportaje publicado por la revista Vogue dónde aparecían niñas muy maquilladas y con estilismos impropios de niñas de su edad? Este es, en mi opinión, un error estilístico gravísimo y que jamás debería de repetirse.

                                                        

    Este fin de semana, en un programa de tv pude ver como un presentador se mofaba de aquel  anuncio en  el que venía una mujer del futuro para enseñarnos el “poder” de una lejía… él mismo se hacía la siguiente pregunta ¿pero no sería mejor que esa mujer del futuro viniese con una solución contra el cáncer?... es que desde luego….la cuestión no es lo que se nos vende sinó cómo… Por cierto, el estilismo de esta mujer del futuro  tampoco tiene remedio, incluida la supe peluca azul.

    ¿Y qué me decís del tremendo revolcón que se da la parejita en cuestión para enseñarnos la eficacia de un quita grasas? En fin….

                         

    Podríamos escribir mucho sobre este tema pero os voy a dejar con dos ejemplos que me han resultado simpáticos. El primero de ellos es el maniquí de una firma “conocidísima” invitándonos a comprar unos jeans. Fijaros es sus piernas ¿no notáis nada extraño? Es que la postura me parece “lo más difícil todavía”….

                           

     

    Y otro día os hablaré de la Sra. que se pone taconazos y lentejuelas para pasar la fregona, pero eso............... será otro día.


    Una última cosilla igual de excéntrica e inútil pero más alegre para la vista es la presentación por parte de la firma Victoria´s Secret del sujetador más caro de la historia.  Que el desfile de sus ángeles visualmente está muy bien, ya lo sabemos todos. Que las modelos lucen palmito y que la lencería luce en todo su esplendor en esos cuerpos de escándalo dando como resultado la mejor publicidad del mundo, también. Pero ¿cuál es el sentido que le damos a realizar un sujetador que cuesta la friolera cantidad de 1,8 millones de euros?

                                                                       

    Me pregunto yo… ¿Quién dijo crisis?

     

     

     

     

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook