Blog 
De Gucci a Zarucci
RSS - Blog de Sandra Med�n Figueroa

Sobre este blog de Moda y belleza

Un blog divertido dónde cabe moda, cotilleos y todo lo que se me pase por la cabeza... y no es poco! También aparecerán los looks más fashion que desfilan diariamente por Coruña.


Archivo

  • 23
    Junio
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    COTILLEO PURO Y DURO

    Este post está dedicado a una compañera y amiga que comparte conmigo muchísimas cosas, entre ellas, el mundo del cotilleo y del corazón. Conoce los personajes mejor que nadie, su ídolo “Josemi” y, al igual que  mi, le gustaría algún día ser colaboradora de un programa rosa. Largar y largar sin parar … nos valdrían todos desde Carlos Constanza di Castiglioni a Virginia Troconis. En fin, que desde hoy me asesorará en los temas del corazón, decidiremos los post a publicar del mundo del famoseo y escribirá sobre los mismos dando siempre su riguroso punto vista. Y ánimo amiga que ya verás como algún día De Gucci a Zarucci emite en directo ja,ja.

    El mundo del corazón se ha quedado conmocionado tras el repentino anuncio de la cancelación de la boda entre el futbolista Diego Forlán y su novia Zaira Nara. Llevaban 3 años de relación y el motivo de la ruptura es, de momento, desconocido. Lo que más llama la atención de este asunto son las declaraciones los protagonistas: Diego “-la dejé porque no la amo más”, Zaira “-¡menos mal que no me casé”.  De culebrón… argentino.

    Sin embargo, este tipo de noticias parecen estar de moda entre los famosos porque ni ellos han sido los primeros en este tipo de pelotazos informativos ni, seguramente, serán los últimos. ¿Quién no se acuerda de la boda, llamada casamiento simbólico entre el futbolista Ronaldo y la modelo Daniella Cicarelli? ¡Qué de pasta costó aquel paripé para que 3 meses después cada uno por su lado! De aquella, Daniella declaró que no podía convivir con la ostentación y el ritmo de vida tan opulento del jugador. Finalmente se supo que el motivo de aquella ruptura había sido la infidelidad del jugador. Ya decía yo que eso de la opulencia tenía que ser un farol…

    Otra famosísima estampida corrió a cargo de la cantante del grupo La Quinta Estación, Natalia Jiménez, quién tras 3 años de noviazgo anuló su boda con Antonio Alcohol un día antes de la celebración. Se alegaron motivos personales, él no declaró nada y ella argumentó “son cosas de pareja que pasan” y “el casamiento iba a afectar mi vida profesional”. Pero mujeriña ¿a quién se le ocurre llegar a esa conclusión 24 horas antes de un enlace con 300 invitados esperando acicalarse para tan especial ocasión? Haberlo pensado antes, caramba!

    El último en quedarse plantado a los pies del altar  ha sido el fundador de Playboy, Hugh Hefner cuya novia Crystal Harris, 60 años más joven que él, decidió anular el compromiso cuatro días antes del gran día. En principio el motivo habría sido una fuerte discusión aunque las declaraciones de él son más que reveladoras: “ Crystal ha tenido un cambio de corazón”. Así es cómo se llama ahora dejar al que tienes e irte con otro…un cambio de corazón… ja!.

    Estos son claros ejemplos de relaciones fracasadas, de bodas que no han llegado a celebrarse aunque en otras ocasiones las bodas sí han llegado a celebrarse pero las relaciones han  corrido la misma suerte. La primera boda fugaz que me viene a la mente es la de nuestra tenista más famosa, Arancha Sánchez Vicario y el periodista deportivo Joan Vehils. Diez meses duró aquel matrimonio y los motivos de la separación nunca fueron desvelados.

    Fonsi Nieto y Ariadne Artiles fueron otros tortolitos que no duraron más de 3 años de casados. Se separaron de mutuo acuerdo y el motivo de la separación fue  “que hacían vida por separado”. ¿Qué incongruencia, no? Casarse para hacer vida por separado. En fin…

    En el panorama internacional, Elisabeth Hurley y el empresario indio Arun Nayar protagonizaron una de las historias de cuento más surrealistas. Dos bodas de sueño y un despilfarre terrible para finalmente separarse a los 3 años de matrimonio. El motivo, la nueva relación que ella inicia con un jugador australiano de criquet ¡menudo cuento chino le contó la chica al indio, Jesús!

    Otra pareja que me viene a la cabeza es la formada por Marisa Jara y Chente (sí hombre… ese de coletilla que después del casamiento se paseó por todo el convite con un traje escandalosamente hortera de cuadros escoceses y zapatillas fashion de calaveras). Año y medio les duró el amor, ella declaró que no estaba enamorada de él y que la distancia fue el motivo principal de su separación. ¡Es que no me extraña nada!, supongo que con tal de no dañar la retina con esos estilismos imposibles el traslado de la chica a Londres estuvo más que justificado y claro de nuevo la distancia… ¡es que acaba con todo!.

    Otra separación que últimamente está en boca de todos es la de Elena Tablada y el chico de los rizos de oro, David Bisbal. De momento, en su declaración pública afirman que se conservan mucho respeto y que guardan en sus corazones  bellos momentos ¡Qué bonito, por Dios!. Y aunque no hay demasiados datos todavía la distancia, por los compromisos profesionales del cantante, parece ser la causa de tan triste final. Snif, snif.

    Parece mentira en ti Elena!, tenías que tomar nota de Pé o Elsa que adoptaron distintas estrategias parar lograr un mismo objetivo: casarse. La primera optó por desempeñar un papel de picaflor, codeándose con grande actores internacionales para finalmente atrapar al típical spanishman y ponerle el anillo en el dedo.  La segunda, empezó su andadura al revés. Comenzó a relacionarse con españolitos de a pie (bueno… en moto), siguió con un príncipes algo feos pero que regalaban castillos y terminó en las portadas de medio mundo vestida de novia y con anillo (pero del marido ¡ni rastro!)…Ay Pataki! No se puede ser más petarda.

    Visto lo visto queda demostrado que las relaciones consolidadas como las de nuestra querida Paz Vega y Orson Salazar ya no están de moda y que hay que tener mucho cuidado al acercarse al número 3 porque queda demostrado que las separaciones rondan este fatídico número.

    Ahora lo que pega es anunciar boda y no casarse, casarse y separarse o separarse sin casarse…           Buf!... se admiten comentarios.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook