Blog 
De Gucci a Zarucci
RSS - Blog de Sandra Med�n Figueroa

Sobre este blog de Moda y belleza

Un blog divertido dónde cabe moda, cotilleos y todo lo que se me pase por la cabeza... y no es poco! También aparecerán los looks más fashion que desfilan diariamente por Coruña.


Archivo

  • 20
    Diciembre
    2010

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    I LOVE MADRID

    Salida de Coruña. 8 de Diciembre- 8.00 a.m. Siempre que puedo, me gusta viajar a Madrid en Navidad porque la decoración y el ambiente que se vive, provocado por las miles de personas que deambulan por sus calles, es realmente impresionante.

    Este año me he alojado en un nuevo hotel, el Petit Palace Mayor, situado en pleno centro de la ciudad. Se cruza una calle y ya estás en la Plaza Mayor donde todos los años se instalan las típicas casetas que venden todo tipo de adornos navideños incluidos los famosos gorros en forma de reno, coronitas de ángel y pelucas de colores  que se pone todo aquel que pasa por la ciudad esos días como turista. Por supuesto que yo no me he puesto esos bichos en la cabeza, no son fashion ni chic.


    Con una programación muy estudiada quedó poco tiempo para la improvisación. El mismo día que llegamos tocó musical "40 Principales” que me gustó pero sin llegar a encantar. Al día siguiente Zoo y Xanadú así que entre animales y esquiando a 6º bajo cero el día se pasó volando. El tercer día decidimos ir a Toledo a comprar sus famosos mazapanes y, por la tarde, tocaba shopping en Las Rozas Village. Me habían hablado muy bien de este lugar y realmente no defraudó. Situado a unos 20 minutos en coche del centro de Madrid, está formado por un conjunto de chalets adosados habitados por prestigiosas firmas de lujo. El sitio es diferente, muy bonito, tranquilo y se aleja del típico centro comercial que todos conocemos. Burberry, Polo Ralph Lauren, Bulgari, Versace, Michael Kors, Levis, Guru, D&G, Bimba y Lola, Nanos, Loewe, Roberto Verino, Hugo Boss, Carolina Herrera y muchas otras firmas estaban allí. Estas marcas ponen a la venta las prendas y complementos de la temporada anterior con descuentos muy interesantes.
    Con todo este lujo a mi alcance, no desaproveché la ocasión y en este shopping time aproveché para hacerme con varias cosillas que lamentablemente no puedo contar aquí ya que mi Rey Mago, Gaspar, se encargará personalmente de traerlas el día 5. Lo siento.


    Otra parada obligada que tenía que hacer en este viaje era en  Louis Vuitton. Hace algún tiempo que llevo pensando en hacerme con su bolso modelo Speedy pero siempre acabo pensando que es un modelo demasiado visto, entre originales y falsificaciones, hasta que en una de mis incursiones  en su página web descubrí que podía personalizarse. Se eligen dos bandas de color (el color también lo eliges tú y lo combinas a tu gusto) y se posicionan o bien en el frente o bien en el lateral de bolso. Después plasmas tus iniciales en el frente, toque que lo hace único y exclusivo. Finalmente la página te muestra el resultado final de tu elección y también la posibilidad de cambiar y volver a probar con otra combinación diferente.
    Al entrar en la tienda me sorprendió la cantidad de gente que esperaba turno, incluso tenían un aparatejo dispensador de números ¡cómo los de la charcutería del Gadis, vamos!. Cuando me atendieron a mi, una señorita me enseñó los tres tamaños del bolso. Una vez descartado el más pequeño, me quedaban el mediano (505€) y el grande (520€). Elegido el tamaño del bolso, había que añadirle 200€ por la personalización y esperar aproximadamente dos meses una vez realizado el pedido a que el bolso llegase a destino.

    Últimamente, los que me conocen me dicen que me he vuelto demasiado exigente, que sólo me gusta lo limitado, lo excepcional y único. Puede ser verdad...
    De momento queda descartada la idea del Speedy personalizado.... pero sólo de momento.  Está claro que en Madrid hay de todo y para todos y que en esta ciudad el lujo no está al alcance de unos pocos sino de unos cuantos.

    En cuanto al arte culinario, estos días he pasado de la burguer cangreburguer de los parques temáticos a  la cocina más exquisita y suculenta del Txistu. En sus paredes cuelgan cientos de cuadros con fotos de personajes famosos de todos los ámbitos. La comida es extraordinaria y el trato inmejorable. En este sentido es Leoncio  el que se encarga personalmente de que el cliente salga satisfecho y con ganas de volver.
    El útlimo día tocó Warner así que de nuevo burguer cangreburguer uff!

    El día de vuelta sólo  hubo tiempo para una última visita a la Plaza Mayor después de desayunar  y para estar 25 minutos en la cola de la Administración de la Puerta del Sol  para comprar el décimito  que va a tocar el próximo día 22.


    12 de Diciembre. 12.00 de la mañana se inicia el viaje de vuelta a Coruña así que con Madrid reflejado en el espejo retrovisor del coche y escuchando el último CD de mi querido Michael Jackson pensé: "al llegar comenzaré a escribir mi carta a los Reyes Magos y como este año he sido buena.... que se preparen".



     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook