Blog 
De Gucci a Zarucci
RSS - Blog de Sandra Med�n Figueroa

Sobre este blog de Moda y belleza

Un blog divertido dónde cabe moda, cotilleos y todo lo que se me pase por la cabeza... y no es poco! También aparecerán los looks más fashion que desfilan diariamente por Coruña.


Archivo

  • 29
    Septiembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    LBD

    El little black dress  más popularmente conocido por sus siglas LBD es un vestido de tarde, sencillo y corto popularizado por la diseñadora Coco Chanel allá por el año 1920. Desde entonces esta prenda se ha convertido en un básico que toda mujer debería de tener en su armario al igual que la camisa blanca o el denim.

    El LBD puede verse tanto en looks informales como en las auténticas alfombras rojas. Muchas celebrities escogen esta prenda porque saben que, independientemente de los complementos que lleven,  supondrá un éxito seguro.

                                                                                                                  

    Hace unos días en el post “Una fiesta muy cool”, lucía un LBD combinado con clutch de leopardo y salones de Dutti. El resultado fue un outfit  cómodo, elegante y  correcto para la noche.

    El LBD de hoy  con corte en la cadera y tablas en la falda es de Massimo Dutti (nueva colección 2011-2012). Esa tarde, como me disponía a dar un paseíto por el centro, decidí cambiar los altos tacones por unas bailarinas de print de leopardo (también de Dutti de su nueva colección de invierno). Como complementos llevaba  un shopping bag negro de la nueva colección de invierno de Purificación García y una pashmina, también con print, de Mango del año pasado. El outfilt resultó igual de cómodo, pero mucho más informal que el de la noche. ¿No os parece que el LBD es todo un acierto? Es una prenda muy versátil que hay que tener siempre en cuenta sobre todo cuando una abre de armario y no sabe qué ponerse… bloqueo estilístico. El tener un LBD a mano es todo un recurso, hacerme caso. 

                                     

     

                                                                   
    Por cierto…ese día, tal y como os comenté antes, bajé a pasear por el Centro y el panorama que me encontré fue totalmente desolador. Hacía ya bastante tiempo que no paseaba por allí debido a las vacaciones de verano, playita, cambio de aires… y me llevé una gran sorpresa al ver la cantidad de locales cerrados. Es verdad es que la Calle San Andrés y el resto de calles del Centro llevaban tiempo arrastrando estos cierres pero ese día la mayor parte de los comercios colgaban de sus escaparates carteles de liquidación. En fin… que me da muchísima penita!

                                                                

    Como penita, también me dio el cierre de uno de los comercios que conservaba la elaboración artesanal de sus prendas y el trato personalizado con sus clientes, Las Telas de Mónica (situado en las escaleras de la Plaza de San Agustín). Para que podáis ver algunas de sus preciosas creaciones para los más peques,  aquí os dejo algunas fotos y si queréis contactar con ella, podéis hacerlo a través de su blog ¡os lo recomiendo!

                 

     

                                       

     

    Chao. Buen finde!!

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook