Blog 
De Gucci a Zarucci
RSS - Blog de Sandra Med�n Figueroa

Sobre este blog de Moda y belleza

Un blog divertido dónde cabe moda, cotilleos y todo lo que se me pase por la cabeza... y no es poco! También aparecerán los looks más fashion que desfilan diariamente por Coruña.


Archivo

  • 20
    Octubre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOBREVIVIR EN SAN FROILÁN A 35 GRADOS

    Esa es la pregunta ¿se puede vestir con ropa de temporada otoño-invierno a 35 grados de temperatura? Pues sí queridas amigas y aquí está Sandruqui para demostrarlo.

    El pasado miércoles 12 de Octubre en las Fiestas de San Froilán, en Lugo, los termómetros marcaban récords de temperatura. El calor era sofocante, asfixiante, agobiante y, sin embargo, yo estrenaba un look “new collection” que hacía unas cuantas semanas me había comprado. En su momento había pensado en ponerlo con medias granates, botas de caña alta y alguna que otra prenda de abrigo en azul marino pero finalmente no pudo ser. El tiempo anda loco así que debemos de aclimatarnos a la nueva situación lo mejor posible.

                                

    Como podéis ver en las fotos seguimos sin medias y la chaquetilla de punto que me acompaña únicamente la puse en el momento de salir de Coruña y cuando llegué a mi casa a eso de las 10 de la noche. El resto del día no hizo falta más: el short y la blusa de seda con estampado geométrico y  cremallera en la espalda (de Massimo Dutti) fueron suficientes. Ropa de temporada pero adaptada al buen tiempo.  Como calzado llevé unos cómodos peep toes con plataforma en color ratón al igual que el bolso de bandolera (también de Dutti pero del invierno pasado). El collar de piedras, que ya me habéis visto en otras ocasiones, y las gafas Ray -Ban (modelo Aviador) fueron mis únicos accesorios  en aquel achicharrador día.

                                 

    El resto os lo podéis imaginar… barracas para dar y tomar a 3 euros la tirada, muchos puestos con artículos de imitación, churros, garrapiñadas  y algodones de azúcar… en fin lo que cada año vemos en todas las Fiestas.

    Pero si hay algo por lo que destaca esta Fiesta es por las casetas instaladas al final del paseo y dónde se come estupendamente. Muy caro pero muy rico. Este año teníamos mesa reservada para las tres en la caseta “La Palloza” y muy puntualmente nos sentaron a degustar estos manjares: quesito curado, jamón ibérico, pulpo y carne ó caldeiro con cachelos. Para finalizar un postre variado con tarta de almendra, tarta de queso, cañitas de crema y tejas puso el broche final a un almuerzo de nota.

    Por la tarde quemamos el exceso de calorías ingeridas en la comida con paseos de arriba para abajo y así, más ligeros de estómago y de bolsillo, cogimos el coche e iniciamos el retorno a casa.

    Querido Froilán, hasta el año que viene!!

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook