Blog 
De Gucci a Zarucci
RSS - Blog de Sandra Med�n Figueroa

Sobre este blog de Moda y belleza

Un blog divertido dónde cabe moda, cotilleos y todo lo que se me pase por la cabeza... y no es poco! También aparecerán los looks más fashion que desfilan diariamente por Coruña.


Archivo

  • 19
    Abril
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Y COLORÍN, COLORADO....

    Y como todo lo bueno se acaba, mis vacaciones en Disneyland París también. Aquí os dejo algunos divertidos momentos de mis últimos dos días.

                                     

    El tercer día volvimos al parque y disfrutamos de aquellas atracciones que nos habían quedado pendientes, sobre todo, las dedicadas a los cuentos clásicos de Disney. Por tratarse de atracciones familiares dónde pueden montarse todos los miembros de la familia, desde los más pequeños hasta los más grandes, las colas eran mucho más largas que en el resto: Blanca Nieves, Peter Pan, Pinocho… los personajes de siempre siguen siendo los que gozan de mayor éxito entre el público.

                                  

    Para ese día escogí el pantalón  encerado negro de Massimo Dutti (que ya había puesto en otra ocasión) y un jersey calado de punto amarillo de Zara (p/v 2012). Completaron el outfit  mis dos básicos imprescindibles del viaje: mi cazadora de cuero negra de Dutti y mi shopping bag negro de Purificación García. Ese día, como no íbamos a darle tanta zapatilla, decidí arriesgarme un poco más en el calzado y me puse unas botas de tacón de Massimo Dutti ( aguanté estoicamente!!!).

    Hasta ahora no os hablé de la cantidad de tiendas y de “caprichos” que te puedes comprar en el parque. Cada vez que sales de una atracción te encuentras con una tienda en la que no puedes evitar parar. Nosotros hicimos un pacto que se trataba de ir mirando aquellas “cosillas” que nos gustaban y reservar el momento shopping para el último día. El pacto estuvo bien porque si compras cada día que entras al parque una: pierdes mucho tiempo y otra: la carteriña puede quedar en situación de test de stress.

    Una de las cosas que compré fue un estiloso sombrero con la silueta de Mickey en tachuelas . En estas fotos podéis ver algunos de los detalles que me traje de recuerdo y entre los que se encuentra, además de tazas, libretas, galletas, chocolatinas etc…, un  precioso bolígrafo con la figura de mi princesa favorita “La Sirenita, Ariel”.

        

    Aquí os dejo una instantánea con la corona de “Bella”, princesa favorita de mi peque. Lo cierto es que estaba  deseando que me la dejara para hacerme la foto…. Y ella todo el día con la coronita puesta ¡qué felicidad!.

                                                             

    Para este tercer día teníamos reservada una cena en el Disney Village para disfrutar de un show en vivo: El Buffalo Bill´s : Wild West Show. Este tipo de espectáculos hay que pagarlos aparte pero merecen la pena. Mientras que ves el show te sirven una cena muy típica del Oeste (con postre y café incluidos) y realmente es algo original y muy divertido. Son unas dos horas de show y mi recomendación es que vayáis  los primeros días porque en mi caso, al ser el tercero, hubo dos “peques” que se pasaron el show durmiendo zzzzzzzzzz ¡qué se le va a hacer, no podían más!.

                                                        

    El cuarto y último día sólo teníamos la mañana para poder dar los últimos coletazos a Disney así que la noche anterior decidimos que los más madrugadores iríamos al parque a coger cola para que la más pequeña del grupo pudiese ver a su princesa. Una de las atracciones que más cola tiene (y la que menos dura!) es  aquella en la que los peques entran en precioso castillo  para encontrarse con las Princesas Disney y se hacen  una foto con ellas. Nunca sabes qué princesa te va a tocar puesto que las van cambiando cada 30 minutos. Nosotros entramos a las 8.30 en el parque y a las 9.00 ya cogimos sitio en la cola. La atracción habría a las 10.00 así que sobre las 10.45 horas llamamos a la “peque” del grupo, que había quedado con la abuela en el hotel a dormir un poquito más, para que fuera espabilando y viniese ya para el parque porque le iba a tocar el turno.

    Sobre las 10.30 entramos en dichoso castillo y por fin pudo ver a su princesa. No era Bella ni la Sirenita pero le tocó otra que también le gusta mucho, Aurora (La Bella Durmiente). Y claro, la mamá no podía ser menos y también se quitó foto con la susodicha. Qué caracterización, qué vestuario, lo cierto es que parecían realmente salidas del cuento!

                                  

    Nos despedimos repitiendo una de las atracciones que más nos gustó del viaje, Piratas del Caribe... y diciéndome a  mi misma eso de “Colorín, colorado…. Este cuento se ha acabado”.  

       

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook