Blog 
MARQUIDE
RSS - Blog de Quinito López Mourelle

El autor

Blog MARQUIDE - Quinito López Mourelle

Quinito López Mourelle

Escritor, músico y crítico de jazz

Sobre este blog de Sociedad

No soy un escritor de blogs al uso, ni un comentarista político, ni un articulista de la web. Sin embargo, en sentido paralelo a mi actividad como novelista brota un caudal de pequeños textos (cuentos, pensamientos, ideas...) que sí tienen cabida en un espacio como este. En ocasiones el lector se en...


Archivo

  • 31
    Mayo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    DESPUÉS DEL CONCIERTO

    Podría haberle preguntado, como torpe y curioso inquiridor, mil y una cuestiones sobre su formación, probablemente jalonada por alguna estadía en el extranjero en una de esas escuelas de altos estudios musicales que se esconden por doquier en los lluviosos recovecos de Europa; pedirle, aún a riesgo de parecer banal por caer en un lugar común, que, sin ánimo de hacer un inventario estéril, me confiase un puñado de compositores de su predilección, tanto los primeros que le viniesen a vuelapluma a la memoria como aquellos otros que tuviese que rescatar un poco más adentro, quizá en los hilos de un pasado de recuerdo no muy grato o, por el contrario, tan dichoso que le resultase enojoso traerlo de nuevo a su pensamiento precisamente por haberse perdido como un paraíso que, irremediablemente, nunca volvería a tener la misma faz aunque se pisase por segunda vez; preguntarle también, en fin, por aquellos otros con los que nunca se hubiese atrevido, por los que proyectase interpretar en un futuro a corto plazo y, si se mostrase confiada y yo no percibiese signo alguno de haberla incomodado con mi insistencia, por los que no le despertasen el más mínimo interés  aunque fuesen vacas sagradas y cuyas partituras, de cualquier manera, sólo visitaría por la exigencia de algún programa de compromiso. Podría haberle preguntado todo eso y otro tanto, pero lo único que en realidad quería escuchar de sus labios, sorprendidos de cuando en cuando por una sonrisa que anunciaba una personalidad del todo risueña y soñadora, era el relato doméstico de la impresión que le había causado la música que escuchaba cuando niña, fuese la que fuese, y cómo de aquella semilla había sido llevada en volandas por las musas para sentarse un día al piano y decidir entonces que aquella sería la gran pasión de su vida. Esa es la imagen que me gustaría conservar pues desconozco si tendré la oportunidad de volver a charlar con ella.

                                                                                                

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook