Blog 
MARQUIDE
RSS - Blog de Quinito López Mourelle

El autor

Blog MARQUIDE - Quinito López Mourelle

Quinito López Mourelle

Escritor, músico y crítico de jazz

Sobre este blog de Sociedad

No soy un escritor de blogs al uso, ni un comentarista político, ni un articulista de la web. Sin embargo, en sentido paralelo a mi actividad como novelista brota un caudal de pequeños textos (cuentos, pensamientos, ideas...) que sí tienen cabida en un espacio como este. En ocasiones el lector se en...


Archivo

  • 14
    Marzo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    NORBERTO PRIETO

     

    Norberto Prieto, de nariz aguileña, porteña, un tanto desgarbado, de vida bohemia, poeta de pueblo y del pueblo, devoto de sus musas y eventualmente, cuando se le encontraba en casa, letrista de tangos, fue convidado por el Ministerio de Cultura de Finlandia para conocer el Tangomarkkinat de Seinäjoki. No sin cierto recelo por abandonar el Río de la Plata, de cuyas orillas nunca se había distanciado, poco después de recibir tan considerada invitación cogió la plata y se aventuró por el río. Se asegura que cruzó el Atlántico y que se aposentó en algún lugar bañado por el Báltico, pero nunca llegó a su destino. Su único rastro es una nota que apareció en un parque, sobre una silla de madera, durante el ensayo estival de una orquesta cualquiera refrescando La viuda alegre de Franz Lehar. En la nota figuran los que deberían ser sus últimos versos conocidos. Se especula con la más que probable posibilidad de que el breve poema fuese la entrada de un tango que él mismo se habría propuesto cantar en el festival de Seinäjoki. Ya han pasado más de veinte años de su desaparición y un Buenos Aires añorante de su hijo extraviado le ha dedicado recientemente una placa -cuya leyenda podría entenderse como un epitafio-  para la que no se ha elegido ninguno de sus célebres versos… sino precisamente aquellos encontrados en el norte de Europa, escritos en la cuartilla de un hotel en el que, misteriosamente, nunca se registró. Desconocemos si su traducción al finés podría respetar la musicalidad concebida por el argentino:

     

     

    La vida es una calcomanía

    del sueño que querías vivir:

    tu piel la lleva cada día

    recordando con porfía

    que no era para ti.

    La vida es una dulce mentira,

    un cuento para sobrevivir:

    primero te seduce su alegría

    pero luego sabe al beso

    que aquella a quien deseas

    entrega al más ruin.

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook