Blog 
MARQUIDE
RSS - Blog de Quinito López Mourelle

El autor

Blog MARQUIDE - Quinito López Mourelle

Quinito López Mourelle

Escritor, músico y crítico de jazz

Sobre este blog de Sociedad

No soy un escritor de blogs al uso, ni un comentarista político, ni un articulista de la web. Sin embargo, en sentido paralelo a mi actividad como novelista brota un caudal de pequeños textos (cuentos, pensamientos, ideas...) que sí tienen cabida en un espacio como este. En ocasiones el lector se en...


Archivo

  • 23
    Noviembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    POLINIZACIÓN II

     Un anciano amable acaricia la testa de su nieto en la sombra del parque. Otro es condenado por subyugar a su pueblo. La Garota paseándose por Ipanema. Su vuelo captado por la mano del poeta y el sueño del necesitado, distante de la playa brasileña como una estrella herida y enferma. Tu madre ante el espejo. Una mirada displicente. El último gol, el de hace un segundo, celebrado sobre la hierba. El dilema del emigrante a punto de embarcarse. La postal navideña y el ceño fruncido de un ángel que, para ser de este mundo, se vistió de ángel caído. El segundo íntimo de una pareja. La confidencia y el grito, el desafecto, la palabra malsonante. El perro apaleado. La sonrisa del hada madrina. Su varita. El oso del circo y el ave libre surcando el añil. El alarde del galán de discoteca y el miedo a enamorarse. Mis pies doloridos. El oficinista y el paso del tranvía sobre el raíl de moho y recuerdos. El salón vacío del infante. La embajada y el eslabón perdido. El sobre con la carta en la que narra su adulterio. La nieve cayendo sobre el oficinista que regresa a casa. La máquina de escribir y la onza de chocolate. Tu mano. El infierno. La patada a la piedra del camino. El madrugón para no perder el vuelo. La dicha más sincera. La más adulterada. El peluquín de aquel que un día perdió el pelo. Su corazón triste, tendido en lontananza como piel seca que antaño fue de escamas. Un “te odio”. Un “te quiero”… Todo, absolutamente todo, tiene el mismo origen y el mismo fin, por más que, para ocultarlo, pongamos nuestro mayor empeño:

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook