Blog 
MARQUIDE
RSS - Blog de Quinito López Mourelle

El autor

Blog MARQUIDE - Quinito López Mourelle

Quinito López Mourelle

Escritor, músico y crítico de jazz

Sobre este blog de Sociedad

No soy un escritor de blogs al uso, ni un comentarista político, ni un articulista de la web. Sin embargo, en sentido paralelo a mi actividad como novelista brota un caudal de pequeños textos (cuentos, pensamientos, ideas...) que sí tienen cabida en un espacio como este. En ocasiones el lector se en...


Archivo

  • 09
    Febrero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    QUE EL JAZZ TE BENDIGA

     

    Cuando hablábamos por teléfono solías imaginarme en la playa bebiendo un daiquiri, aunque fuese diciembre y estuviese lloviendo a cántaros. Y aquella pincelada exótica de tu invención -una forma de retratarme o de caracterizarme como personaje- parecía redimensionar los seiscientos quilómetros que nos separaban, como si aquel Madrid envuelto en el tráfico desde el que me llamabas y esta orilla del Atlántico en la que ahora escribo perteneciesen a dos planetas diferentes… pero luego la conversación nos devolvía a una realidad común: la de un país con un déficit cultural enorme y que ahora, precisamente, pierde a uno de sus adalides imprescindibles. Gracias a tu actividad de divulgación al frente de Cuadernos de Jazz -de la que es copartícipe tu inseparable Mª Antonia- somos muchos los que nos hemos mantenido informados, los que hemos aprendido, los que hemos leído fantásticos artículos, los que hemos abierto nuestras mentes ante un panorama cultural desolador en el que el jazz, ese hermano menor descarriado, corría y corre la peor de las suertes. Tu forma de enarbolar esa bandera, por otro lado, no era apologética, ni parcial, ni vinculante: muy al contrario, bajo la cabecera de Cuadernos de Jazz se cobijan diferentes formas de entender el jazz y la vida, hermanadas por la única consigna de florecer en la pluralidad. Tu discreto segundo plano, allí donde otros hubiesen utilizado constantemente el espacio del editorial para explayarse sin recato, te honra como benefactor de la cultura sin pretensiones aleccionadoras. Tu gran acierto fue combinar la pasión por el trabajo y las horas en él invertido con el exquisito criterio a la hora de elegir las firmas que han nutrido Cuadernos de Jazz (ahora sólo en formato digital) durante estos ya veintitrés años de andadura. Me hubiese gustado no tener que escribirte estas líneas, pero sabía que tendría que hacerlo tarde o temprano. El momento ha llegado en los primeros compases de este febrero que ya huele a primavera, y soy muy consciente de que ésta, como trance regenerador y beneficioso, necesita ejemplos como el tuyo para progresar entre la barbarie y la falta de sensibilidad. Contigo se nos ha ido una de las manos que tocaban el piano, pero la música se seguirá escuchando…y yo me beberé un daiquiri a tu salud. 

     

     

    A Raúl Mao (1944-2013)

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook