Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 06
    Noviembre
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Don Juan y el turbio juego de la existencia

    Suelo aparecer todos los años, a principios de noviembre, con mi popular talante pendenciero y de cínico conquistador. En el gran teatro tragicómico del mundo, la acción transcurre en la Sevilla del XVI, aunque podría transcurrir en cualquier lugar. En pleno siglo XXI.

    Hablando con Luis Mejía le cuento mis aventuras con las mujeres. Esa frialdad a la hora de utilizarlas. Él me cuenta las suyas y concertamos un reto sobre quién puede cometer más tropelías... ¿Podré seducir a una novicia y a la novia de Mejía en vísperas de la boda? El padre de Inés, el comendador, me dice que nunca.

    Don Juan y el turbio juego de la existencia

    Yo, el burlador famoso, organizo un plan para raptar del convento a la ingenua joven y preparo una bella carta: “Doña Inés del alma mía…”. Ella se desmaya de emoción y me la llevo a cuestas. “Tras un incendio, expuse mi vida para salvarte”, le dije.

    Fanfarronerías a un lado, la quiero de verdad y solicito a su padre que me la entregue en marimonio. No acepta. Y Luis Mejía me llama cobarde. La discusión estalla. El primero fallece de un pistoletazo y el segundo de una estocada. Huyo e Inés muere de dolor.  

    Don Juan y el turbio juego de la existencia

    Aparecen el comendador y ella y me piden que medite y enmiende mis actos. A punto de caer en los infiernos, mi querida Inés me salva y me redimo por la fuerza del amor. Ya lo habrán adivinado. Soy Don Juan, el Tenorio de siempre. Y ahí sigo con mi toque golfo, como tantos personajes de similar índole en el rito o turbio juego de la existencia.   

    Pinchen este enlace de teatro  youtu.behttps:///mp1bx3St0Po                             

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook