Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Director y presentador de 'A día de hoy', 'El Submarino' y 'Metrocine' en Metrópolis FM. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine y series. El cine es el primer arte,...

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 24
    Septiembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    'El corredor del laberinto' - Aún queda verano

     

    Andabamos recogiendo los bañadores, organizando las toallas y jubilando a la sombrilla cuando, de repente, la cartelera nos da un último regalo de entretenimiento estival. Sobra recordar el temor que sacude los cuerpos cuando bajo el título de una película aparece la frase 'Basado en el aclamado best seller juvenil'. En el caso que nos ocupa, 'El corredor del laberinto', también ocurre, pero afortunadamente la balanza caerá del lado de las sagas que han estado funcionando en los últimos años, es decir, 'Los juegos del hambre', 'Harry Potter' y poquito, muy poquito, más. La fórmula sigue siendo la misma, futuros oscuros, sociedades enfermas y los jóvenes, siempre los jóvenes, representando la única posibilidad de rebeldía frente al pesimismo reinante, la incomprensión masiva, las diferencias de clases y los terremotos políticos y socioculturales que aparecen a la vuelta de cada esquina transformada en escombros.La novedad argumental, en definitiva, no es el punto fuerte de esta adaptación de la novela firmada por James Dashner, la clave está en el equilibrio que han conseguido sus responsables para armonizar un cóctel que mezcla a 'Lost' con la mencionada franquicia protagoniza por Jennifer Lawrence, a George Orwell con Stephen King, a 'El señor de las moscas' con los blockbuster frenéticos de los últimos años. 

     

    Y la mezcla funciona de manera más que notable durante un primer tramo que juega con sus misterios sin dejar de lado al desarrollo de sus personajes principales. El director Wes Ball, especialista en el terreno de la animación, consigue un buen ritmo a la hora de crear una intriga sin demasiados trucos, coherente con su resolución, más allá de los triples saltos mortales en el tiempo de descuento que nos recuerdan su naturaleza de saga. Son esos primeros minutos los que esconden la mejor cara de 'El corredor del laberinto' antes de que se empiecen a desvelar las cartas y uno acepte que las respuestas, como ocurre casi siempre en este tipo de artefactos, no estarán a la altura de las preguntas. Sin embargo, gracias principalmente a un clímax final bastante conseguido, la película consugue mantener el tipo, cerrar la mayoría de tramas abiertas y redondear todo lo posible su historia, logrando ser, por un lado, una atractiva presentación de personajes y universo que tocará explorar en sucesivas entregas y, por otro, un entretenimiento para todos los públicos en las que, por cada brillante escena de acción, tenemos diálogos alejados de los tópicos.

     

    En cualquier caso, no estamos hablando, ni mucho menos, de un trabajo sobresaliente. A una historia de estas características se le podría pedir mayor riesgo en su puesta en escena, mayor intensidad en sus momentos dramáticos y más sentido del humor. Peticiones que se podrían hacer de la misma manera al resto de películas con las que comparte género. Al igual que ocurre con el cine de superhéroes, la sensación de que el exceso de oferta de productos de la misma personalidad terminará cansando a los espectadores aumenta el interés de que, al menos, aparezcan elementos que nos permitan diferenciar a una de la otra. 'El corredor del laberinto' no los tiene pero, al menos, suple con mucha dignidad sus limitaciones con un reparto por encima de la media y una historia bien contada, interesante en su planteamiento y trepidante en su desarrollo y desenlace. Y, además,se nos ha presentado como un último entretenimiento estival. Aún queda verano, al menos, dentro del laberinto. 

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook