Blog 
Seriéfila y Spoilerfóbica
RSS - Blog de Alba M.

El autor

Blog Seriéfila y Spoilerfóbica - Alba M.

Alba M.

Licenciada en Comunicación Audiovisual. Veo series con la excusa de hacer una tesis.

Sobre este blog de A Coruña

Hablemos de arte en serie: hablemos de ficciones televisivas


Archivo

  • 22
    Enero
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    A Coruña

    Una nueva (y esperada) visita a Twin Peaks

    Una nueva (y esperada) visita a Twin Peaks

     

    El veinticinco aniversario de la despedida de Twin Peaks va a celebrarse precisamente con su vuelta. Del aparato catódico, la exitosa serie de David Lynch y Mark Frost, dará el salto a la era de la multipantalla, donde aún se siguen reproduciendo muchas de las innovaciones que el show de Lynch puso en marcha.

    Twin Peaks trajo consigo el whodunit más popular de la historia del medio, cuyo carácter de pretexto argumental fue adivinado por los espectadores mucho antes de que el misterio fuera disipado. No fue capaz de entenderlo así la cadena donde se emitía, la ABC, que temiendo una pérdida significativa de audiencia ante la demora de la resolución del crimen más famoso de la televisión, obligó a sus autores a despejar tamaña incógnita. Sin embargo, cuando se supo quién había matado a Laura Palmer, los fans del show de Lynch ya sabían que el disfrute de la serie provenía de la experiencia de adentrarse en la comunidad de Twin Peaks, una comunidad cuya extrema excentricidad no tenía precedentes en la historia de la ficción televisiva. Sobre la novedosa fórmula de la multiplicidad de tramas y personajes aportada por Hill Street Blues, Lynch y Frost quisieron aplicar una vuelta de tuerca ofreciendo un elenco de personas ficticias enormemente atípicas y ambiguas cuya vida, en apariencia (sólo en apariencia) tranquila y normal, se ve trastocada por el asesinato de una popular joven y por la consecuente llegada de un extraño, el agente Cooper, al cual la comunidad acoge con cierto recelo ante el temor de que haga peligrar su frágil ecosistema. No hace falta añadir que el carácter del extraño resulta ser más insólito que el de las personas entre las que intenta integrarse así como que ésta es una de las fórmulas más utilizadas y reproducidas en la historia de la televisión.

    El mérito de Twin Peaks transciende las propias tramas e historias que desarrolla - incluida la muerte de Laura Palmer - y se asienta sobre su capacidad para crear una obra que ya forma parte del imaginario colectivo gracias a su estética y tono bizarros así como a la ironía y la sátira en las que apoya su discurso. Su gusto por jugar con los relatos de la cultura popular se pone de manifiesto en su constante parodia a las tradicionales soap operas, la cual se deriva de una significativa autoconciencia. El mérito de Twin Peaks es también el de transcender su condición de serie y convertirse en un fenómeno de alcance mundial. El mérito de Twin Peaks es, además, el de lograr crear una importante comunidad de fans que ya no entendía el consumo de la serie a través del simple visionado sino que necesitaba reunirse para comentar las tramas y hacer sus elucubraciones para considerar completa su experiencia como espectadores.

    En un momento en el que las nuevas tecnologías no estaban aún muy presentes, Twin Peaks fue adelantando lo que hoy es ya una constante: la existencia de espectadores activos que no se conforman con ver una ficción sino que necesitan comentarla, compartir material, ampliar el universo de la serie con sus propias historias y, en definitiva, sentir que forman parte de su obra favorita. El hecho de que el relato se construya sobre tantos interrogantes funcionó, además, como dinamizador de todo lo mencionado.

    Los seguidores de Twin Peaks estaban en contacto a través de alt.tv.twinpeaks y se reunían para debatir y compartir grabaciones de episodios; los fans de la actualidad disponen de un sinfín de plataformas para ampliar su experiencia como espectadores.

    No hay duda de que Twin Peaks aprovechará el hecho de que su vuelta se produzca en la era de las múltiples pantallas y de las nuevas tecnologías, recogiendo un testigo que ella misma ayudó a crear y que compartió con tantas increíbles series que vinieron posteriormente. Tal vez el regreso de Twin Peaks sea un error, tal vez no aporte nada a estas alturas pero ¿quién sabe? quizás después de esta nueva entrega las futuras series terminen siendo, de nuevo, deudoras del buen hacer de David Lynch.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook