banner buzzeando
Amor animal

Koko, la gorila que no podía ser madre y adoptó a dos gatitos

La primate se muestra receptiva a cuidar de crías de otras especies y de mantener un vínculo familiar con ellos

16.10.2015 | 22:54
Koko jugando con uno de los gatitos.

Koko es una gorila muy estimada en la Fundación Gorila de Redwood City, en California, donde es famosa por su conocimiento del lenguaje de signos americano con el que se comunica con sus cuidadoras y entrenadoras. Koko conoce el significado de 1000 signos y es capaz de comprender aproximadamente 2.000 palabras en inglés

El pasado 4 de julio la Fundación se enorgulleció de celebrar el 44 cumpleaños de su más preciada alumna y por ese motivo, sus cuidadoras decidieron sorprenderla presentándole una camada de tiernos gatitos.

No era la primera vez que Koko tenía contacto con estos animales. En 1984 Koko conoció a All Ball y más tarde a Smokey con la que desarrolló un estrecho vínculo durante 18 años hasta que la gata falleció en 2004. La muerte de All Ball provocó una profunda tristeza en la gorila quien supo transmitirla a sus cuidadoras con palabras como 'gato dormido' o 'lágrimas'.

El momento en que Koko conoce a todos esos gatitos fue un momento muy especial. La gorila no dudo mucho en dejar aflorar el amor a primera vista con uno de ellos (Ms. Gray) y a otro de ellos le pasó lo mismo con Koko (Ms. Black). En un momento del encuentro, se puede apreciar cómo Koko comunica a su cuidadora, Penny Patterson, la palabra 'gato' seguido de la palabra 'bebé'.

Según la Fundación Gorila explica en diversos canales, Koko desea más que nada en el mundo ser madre, pero todavía no se han podido dar las condiciones adecuadas para que eso suceda. Hace años mantuvo relación con un gorila macho pero la conexión no fluyó de la manera que Koko deseaba. A pesar de ello, la gorila es receptiva a cuidar de crías de otras especies, como los gatos, y de mantener un vínculo familiar con ellos.

Recientemente, el zoológico australiano Monarto Zoo ha dado a conocer un caso inaudito de una chimpancé embarazada, Zombi, que adoptó como suyo al chimpancé recién nacido de otra madre, fallecida después de dar a luz. Boon, que así se llama la cría, encontró rápidamente el amor caluroso de una madre que se preocupó y quiso encargarse de él.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine