Cartas de los lectores

Vivir sin miedo

19.08.2015 | 00:51

(Carta abierta al señor delegado del Gobierno de A Coruña) Señor delegado del Gobierno, tengo que decirle que el pasado día 28 de julio por la noche estando en la plaza de Pontevedra, esquina Juana de Vega, me sentí durante unos instantes acorralado por ese exceso de celo que ve cómo se malgastan nuestros impuestos en controles fuera de lugar o cuando menos perturbadores, dadas las circunstancias. Pero mire usted... mejor lo cuento. Era tarde y había estado lloviznando por lo que yo me había refugiado en la parada del autobús sita en la plaza de Pontevedra (esquina Juana de Vega) bajo cuya maquesina estuve un tiempo. En un momento dado soy consciente de un vehículo policial en dirección a San Andrés que se para. Se me observa durante un rato. Luego gira y viene a mi encuentro situándose sobre la acera. Me pregunta uno de los agentes si hacía un rato yo me encontraba en la estación de Renfe a lo que contesté afirmativamente: que estuve en el recinto externo dado que todo lo demás estaba cerrado por lo que tomé mi bicicleta y marché. Reflexiono sobre la pregunta porque el vehículo de la policía y los dos agentes es el mismo que se encontraba en el recinto de la estación. Intentando adivinar el sentido oculto de aquel interrogatorio el agente hace mención ahora a si he tenido un altercado con el vigilante de seguridad de dicha estación, cosa improbable que los propios agentes han podido comprobar porque en ningún momento estuve fuera de su campo visual. Aún así se me insinúa... y acto seguido se me pide la documentación para una identificación en toda regla, con resultado negativo. No hacen falta excesivas luces, señor delegado del Gobierno, para darse cuenta de que estamos ante una práctica propia de la nueva ley mordaza que llama nuestra atención sobre la argucia de crear una confusión que, aún faltando a la verdad o intentando tergiversarla pretende colocar sobre el ciudadano un brazalete: el de culpable. Lo que justificaría quizá el sentido oculto de aquel molesto interrogatorio por una simple identificación.

LA OPINIÓN publica opiniones de sus lectores, así como réplicas y sugerencias de interés general que sean respetuosas hacia las personas e instituciones. Las cartas pueden ser enviadas a LA OPINIÓN por vía postal (C/ Franja 40-42 15001 A Coruña), por fax (981 217 402) o por correo electrónico/cartasaldirector@laopinioncoruna.com). Deben tener como máximo 20 líneas e incluir nombre, apellidos, DNI, domicilio y teléfono de contacto. LA OPINIÓN se reserva el derecho a extractarlas.

Cláusula Legal: LA OPINIÓN A Coruña S. L. (C/ Franja, 40-42, 15001, A Coruña), le informa que sus datos de carácter personal facilitados en este formulario de cartas al director, serán incorporados a nuestros ficheros y tratados automatizadamente. De acuerdo a la L.O.P.D. 15/1999 (Ley Orgánica de Protección de Datos), vd. podrá ejercer su derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición conforme a dicha ley. El titular de los datos se compromete a comunicar por escrito a la compañía cualquier modificación que se produzca en los datos aportados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine