Sensibilidad selectiva

30.09.2015 | 00:38

Al ver las imágenes de miembros de una asociación protectora de animales francesa que, a través de la fuerza, acaban quitando el cachorro a un mendigo que forcejea sin éxito en una calle de París, uno se queda de piedra. Por lo visto, parece que hay quien considera que las ásperas y lamentables condiciones de vida padecidas por las personas sin techo no son las adecuadas para estar en posesión de un perro, llegando a otorgarse la autoridad y el derecho a decidir qué ciudadanos pueden tener o no una mascota, e incluso usando métodos susceptibles de causar lesiones físicas. Algunos titulares se han referido a los integrantes de la protectora empleando el término animalistas, sin embargo, es complicado llegar a comprender las muestras de empatía y desprecio puestas de relieve con semejante actuación, pues la preocupación de los mismos ante las circunstancias del hombre y el animal llevan el nítido sello del desequilibrio.

LA OPINIÓN publica opiniones de sus lectores, así como réplicas y sugerencias de interés general que sean respetuosas hacia las personas e instituciones. Las cartas pueden ser enviadas a LA OPINIÓN por vía postal (C/ Franja 40-42 15001 A Coruña), por fax (981 217 402) o por correo electrónico/cartasaldirector@laopinioncoruna.com). Deben tener como máximo 20 líneas e incluir nombre, apellidos, DNI, domicilio y teléfono de contacto. LA OPINIÓN se reserva el derecho a extractarlas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine