Cartas de los lectores

Muerte inoportuna

26.12.2015 | 00:57

El fallecimiento de un ser querido suele ser doloroso y, a veces, "inoportuno". Díganselo al hombre que ocultó la muerte de su madre por no poder pagar su entierro y dejó que se descompusiese en el piso alquilado en el que vivían.

Este hijo seguramente no deseaba llegar hasta esa situación, pero probablemente solo tenía dinero para malvivir él; de lo contrario, no se entiende esta situación tan macabra.

Morirse en España es caro. Da igual ser enterrado o que te conviertan en cenizas. Los ritos funerarios generan tanto gasto a los que están vivos, que no sería raro el caso de llegar a arruinarse por ello. Además, la situación de penuria económica en muchos hogares, con escasa o nula capacidad de ahorro, no permite honrar a los muertos, tal como a ellos les gustaría.

Me pregunto: ¿es necesario tanto ceremonial a la hora de nuestra despedida de este mundo?, ¿no será, más bien, otra convención social, de las muchas que permanecen, que poco tienen que ver con el cariño hacia el difunto?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine