Enriquecimiento para las dos partes

23.01.2016 | 01:10

El pasado día 17 se celebraba la Jornada Mundial del Emigrante y el Refugiado. Uno de los retos que planteaba el Papa en su mensaje es pasar de una mentalidad asistencialista a otra que promueva de forma más activa la integración del refugiado y el inmigrante como sujeto con derechos y deberes. El extranjero está obligado a abrirse a la cultura de la sociedad que le acoge, pero también esta puede enriquecerse con las aportaciones de quien llega.

Junto a la acogida a refugiados e inmigrantes, la Iglesia en España tiene como gran prioridad la integración de estas personas. Los obispos quieren que las parroquias estén en vanguardia y que faciliten la máxima implicación del inmigrante en la sociedad. Nadie dice que sea fácil, pero de esto va a depender que las migraciones se conviertan en un factor de desestabilización social o bien de enriquecimiento para las dos partes.

LA OPINIÓN publica opiniones de sus lectores, así como réplicas y sugerencias de interés general que sean respetuosas hacia las personas e instituciones. Las cartas pueden ser enviadas a LA OPINIÓN por vía postal (C/ Franja 40-42 15001 A Coruña), por fax (981 217 402) o por correo electrónico/cartasaldirector@laopinioncoruna.com). Deben tener como máximo 20 líneas e incluir nombre, apellidos, DNI, domicilio y teléfono de contacto. LA OPINIÓN se reserva el derecho a extractarlas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine