ÚLTIMA HORA
Al menos dos muertos tras chocar un tren y un autobús escolar en Francia
Cartas de los lectores

¡Vaya año 2016 nos espera!

30.01.2016 | 00:46

Una vez visto lo acontecido en Cataluña, tras las elecciones celebradas y los pactos a los que se llegaron para poder tener un presidente de la Generalitat, que nunca fue el candidato a ostentar tal cargo público, es posible que también se reproduzca la misma situación para presidir el gobierno de España; ya que nadie -salvo el PP- quiere a Rajoy. Si a los resultados de las elecciones catalanas se une los que posiblemente se produzcan tras las elecciones en Galicia y País Vasco, así como las muchas posibilidades de la repetición de unas elecciones generales en España, no me cabe la menor duda, y así lo vengo manifestando de forma reiterada, que en España tenemos una carencia absoluta de líderes fuertes, personas que sean capaces de entusiasmar a la mayoría del pueblo español con un discurso atractivo, verosímil, adaptado a los tiempos que corren, y que conecte con toda esa gran cantidad de personas que están hartas de tanta injusticia, tanto privilegio para determinadas clases sociales y grupos de presión, así como de tanto recorte y tanta impunidad con la corrupción.

Mientras los propios dirigentes de los partidos políticos no sean conscientes de esta realidad y su necesidad de que más bien pronto que tarde salgan a la luz esos líderes que tanto necesitamos, este país jamás volverá a ser lo que ha sido, ni recuperará su posición en el panorama político internacional. Sé que no es nada fácil hacer un líder, pero también sé que es más fácil que desde las propias estructuras del mismo partido político no interese o no se quiera que ese líder surja, porque así será más fácil para aquellas personas que solo pretenden aprovecharse de las posibles ventajas de pertenecer a una organización política, que dejar que haya alguien que ponga orden, sensatez, diálogo y, en definitiva, un "buen hacer", que vaya a redundar en beneficio de la propia sociedad.

Si a todo este proceso de elecciones que está abierto en España en estos momentos le añadimos lo que nos espera, tras las recomendaciones de la Unión Europea, en cuanto a más medidas que tenemos que adoptar, tras comprobar que los Presupuestos que se le enviaron desde el gobierno español, las cuentas no les casan ni queriendo, a los recortes que se avecinan nuevamente en materias tan sacrificadas como la sanidad, prestaciones sociales y educación, tendremos que añadir más degradación de los trabajadores de este país, ya que se verán abocados a reducciones salariales o al menos de su capacidad adquisitiva, durante el año 2016, así como verán mermada una vez más su capacidad de negociación colectiva ante la pasividad y falta de actualización de las organizaciones sindicales. A todo lo anterior, habrá que añadir lo que los expertos concuerdan en que la deuda pública española durante el año 2016, se verá incrementada en cerca de 400.000 millones de euros.

Durante el transcurso del presente año, se tendrán que reelaborar los Presupuestos Generales del Estado, porque el PP no tuvo la mayoría absoluta para poder gobernar en solitario, y el partido o partidos con los que pacte no se los van a aceptar tal y como los habían confeccionado, y todo ello, siempre que no haya que celebrar nuevas elecciones generales, y sean otros los partidos que alcancen la mayoría suficiente para gobernar España, elaborando otros Presupuestos, que nada tendrán que ver con los ya aprobados en solitario por el PP.

Con todos estos antecedentes, me pregunto: ¿Con qué ilusión esperamos salir de esta puñetera crisis en la que nos han metido los que menos o nada la están sufriendo? ¿Con qué optimismo podemos contemplar este año 2016, cuando los posibles dirigentes no tienen la capacidad de liderazgo necesaria para "enamorarnos"?

¡Vaya año 2016 nos espera!

LA OPINIÓN publica opiniones de sus lectores, así como réplicas y sugerencias de interés general que sean respetuosas hacia las personas e instituciones. Las cartas pueden ser enviadas a LA OPINIÓN por vía postal (C/ Franja 40-42 15001 A Coruña), por fax (981 217 402) o por correo electrónico/cartasaldirector@laopinioncoruna.com). Deben tener como máximo 20 líneas e incluir nombre, apellidos, DNI, domicilio y teléfono de contacto. LA OPINIÓN se reserva el derecho a extractarlas.

Cláusula Legal: LA OPINIÓN A Coruña S. L. (C/ Franja, 40-42, 15001, A Coruña), le informa que sus datos de carácter personal facilitados en este formulario de cartas al director, serán incorporados a nuestros ficheros y tratados automatizadamente. De acuerdo a la L.O.P.D. 15/1999 (Ley Orgánica de Protección de Datos), vd. podrá ejercer su derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición conforme a dicha ley. El titular de los datos se compromete a comunicar por escrito a la compañía cualquier modificación que se produzca en los datos aportados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine