Corrupción

27.03.2016 | 01:42

La verdad es que leyendo, escuchando y viendo lo que acontece alrededor, se llega a la conclusión de que todo lo que nos rodea es rocambolesco y esperpéntico. No dejo de preguntarme: ¿como es posible que cuando alguien está hasta el pescuezo de escándalos e irresponsabilidades políticas en el ejercicio de su profesión e incluso hay procedimientos judiciales por medio, estos personajes que han ejercido la política para forrarse las entretelas del traje pueden tener la desverguenza y chulería a negarse a dimitir? Y sigo preguntando: ¿No tendrían que ser los estamentos judiciales los que tomaran cartas en el asunto para que esa dimisión se procediera de inmediato? ¿Para qué tanta contemplación y miramiento con estos sujetos? ¡Así nos va! Los paños calientes no curan las heridas gangrenadas. Ante el olor a podrido se requiere desinfectar a fondo. Por desgracia y en el transcurso del día a día y durante mucho tiempo, llevamos escuchando una palabra maldita: CORRUPCIÓN.

LA OPINIÓN publica opiniones de sus lectores, así como réplicas y sugerencias de interés general que sean respetuosas hacia las personas e instituciones. Las cartas pueden ser enviadas a LA OPINIÓN por vía postal (C/ Franja 40-42 15001 A Coruña), por fax (981 217 402) o por correo electrónico/cartasaldirector@laopinioncoruna.es). Deben tener como máximo 20 líneas e incluir nombre, apellidos, DNI, domicilio y teléfono de contacto. LA OPINIÓN se reserva el derecho a extractarlas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine