Cartas de los lectores

Peatonalizaciones

21.04.2016 | 00:56

En unas declaraciones efectuadas el pasado 14 de abril por Fernando Agrasar, director de la E.T.S. de Arquitectura, manifestaba que "peatonalizar siempre es bueno", como si fuera una verdad universal e inmutable. Más recientemente los hosteleros, comerciantes y vecinos (sin aclarar si eran de la Ciudad Vieja) alababan la peatonalización de la Marina, aunque esta no sea completa pues siguen circulando algunos vehículos.

La peatonalización supone una restricción de derechos de los ciudadanos que limita la movilidad de los vehículos a motor. Por ese motivo, cuando se peatonalizan una o varias calles hay que pensar que no solo va a afectar a los vecinos que viven en ellas, sino a los demás conductores en general. A los primeros porque ya no podrán cargar o descargar vehículos delante de sus casas, y al resto porque no podrán recoger o dejar en ellas a familiares o amigos. También tendrá consecuencias en la circulación de las calles adyacentes.

Últimamente políticos y técnicos son partidarios acérrimos de la peatonalización y, a la hora de adoptar decisiones, piensan que basta con la anuencia de las correspondientes asociaciones de vecinos, que se arrogan una representación de la que carecen. Hay comerciantes que utilizan esas asociaciones como lobbies de sus intereses particulares, y generalmente apoyan las peatonalizaciones en la creencia de que favorecerá sus negocios. Sin embargo, la bondad de la peatonalización dependerá de cómo y dónde se haga. Con una configuración geográfica como la de A Coruña, habrá que tener mucho cuidado para no crear problemas donde no los había.

Si se peatonaliza la Ciudad Vieja habrá una especie de privatización de la que a corto y medio plazo se resentirán los establecimientos de hostelería cuando comprueben que los clientes no pueden llegar como antes a sus locales. A medio y largo plazo se resentirá también el sector inmobiliario, pues una cosa es residir en una zona tranquila y otro es ir a vivir a un barrio donde tener coche, al que nadie renuncia, sea un problema. Ojalá me equivoque y no se cumpla ese pronóstico tan poco halagüeño. En estos casos ya se sabe, la mayoría está a favor de que se peatonalice la calle del otro.

LA OPINIÓN publica opiniones de sus lectores, así como réplicas y sugerencias de interés general que sean respetuosas hacia las personas e instituciones. Las cartas pueden ser enviadas a LA OPINIÓN por vía postal (C/ Franja 40-42 15001 A Coruña), por fax (981 217 402) o por correo electrónico/cartasaldirector@laopinioncoruna.com). Deben tener como máximo 20 líneas e incluir nombre, apellidos, DNI, domicilio y teléfono de contacto. LA OPINIÓN se reserva el derecho a extractarlas.

Cláusula Legal: LA OPINIÓN A Coruña S. L. (C/ Franja, 40-42, 15001, A Coruña), le informa que sus datos de carácter personal facilitados en este formulario de cartas al director, serán incorporados a nuestros ficheros y tratados automatizadamente. De acuerdo a la L.O.P.D. 15/1999 (Ley Orgánica de Protección de Datos), vd. podrá ejercer su derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición conforme a dicha ley. El titular de los datos se compromete a comunicar por escrito a la compañía cualquier modificación que se produzca en los datos aportados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine