Cartas de los lectores

Rivera, metido a cestero

06.05.2016 | 01:00

El señor Rivera parecía un hombre coherente y sensato mientras hizo frente en Cataluña al nacionalismo con desparpajo y acierto, lo que le valió como trampolín de lanzamiento a nivel nacional. Pero en cuanto dio el salto a Madrid, la cosa cambió.

Durante la campaña electoral, crecidito con las encuestas, se cansó de pregonar a los cuatro vientos que jamás entraría en ningún Gobierno que no presidiera él, y que, si él no ganaba, solo permitiría gobernar al ganador. Pero al día siguiente de las elecciones, y viendo que no solo no había sido medalla de oro -como esperaba- sino que ni siquiera había conseguido subir al podio y, sobre todo, que quien había ganado las elecciones era el PP, siguió diciendo que no apoyaría a nadie; que como mucho se abstendría.

Pero en cuanto Rajoy echó cuentas y, ante la negativa de Sánchez y de Rivera a la gran coalición, como cestero experimentado, vio que no le llegaban los mimbres para hacer un cesto, y cedió los bártulos de cestero a Pedro; a Rivera le faltó tiempo para poner a su disposición todos sus mimbres y comprarle la burra de: "lo que votaron los españoles fue cambiar a Rajoy". Luego vendría lo más insólito: presumir de hombre de Estado por hacer de correveidile del PSOE, para pedirle al ganador que se fuera a casa (¿por viejo?) y cediera sus mimbres a la sociedad de cesteros formada por él mismo y el osado Pedro.

Como diría el profesor Barreiro Rivas, el que quiera chuparse el dedo es muy libre de hacerlo, y puede comprarle los cestos que quiera a Rivera. Pero quien, en las próximas elecciones, le otorgue los mimbres en la creencia de que, llegado el momento, los juntará con los de Rajoy, es que no entiende de cestos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine