Cartas de los lectores

El Ministerio de Fomento vuelve a los mismos vicios

14.06.2016 | 00:56

Al ver el proyecto de la glorieta prometida por el Ministerio de Fomento para el cruce de A Rocha (N-550 sobre la A-6), me hizo creer que en este organismo habían entendido la importancia de pintar los carriles de dichas infraestructuras longitudinalmente. Pero acabo de pasar por la que están construyendo en Salgado Torres para facilitar los accesos a la tercera ronda, y constato que vuelven a los mismos vicios de siempre: pintaron un círculo en torno a la isleta central, con lo que dividen la calzada anular en dos carriles circulares que no conducen a ninguna parte que no sea a la provocación de accidentes.

¿Tan difícil resulta entender que la simple orientación de un trazo de la línea discontinua, en la salida de la glorieta, cambia por completo la concepción de los carriles pasando de circulares a longitudinales, con lo que obliga a los conductores que giren a hacerlo desde el carril izquierdo?

Mientras no seamos capaces de entender algo tan sencillo, seguiremos razonando como hizo una señorita que con casco blanco y una carpeta estaba presente y que admitió que alguna responsabilidad tenía en el tema. Cuando intenté sugerirle la posibilidad de cambiar la orientación de esos trazos, con el prejuicio que caracteriza a todos aquellos que miran por encima del hombro, como única respuesta me preguntó si yo sabía conducir (es decir, me tomó por ignorante), lo que me dejó bastante preocupado, porque aunque no tenía por qué hacerme ningún caso, sí podía haberse mostrado un poco más amable como persona joven que es y que se le supone con estudios.

Hoxe en día, vemos horrorizados como a maioría calaba, mentres o goberno nazi mataba. Foi un enorme erro deixar facer aos que mandaban, e confiar na conducta das masas.

A nosa sociedade do benestar está a reproducir atrocidades semellantes. Expoliamos terras alleas para cubrir as nosas demandas de cosumo, e deixamos ós seus habitantes sumidos na miseria. Utilizamos a man de obra dos seus paupérrimos habitantes, para que a riqueza que produce o seu traballo vaia ás mans de catro sobreenriquecidos. A nosa sociedade da abundancia e do consumismo salvaxe é culpable da morte na fosa común do Mediterráneo dos que fuxen das guerras e das enormes desigualdades sociais.

Pero non somos nós como sociedade os directamente culpables, senón os sistemas políticos, económicos e sociais que o permiten. Se loitamos por cambiar estes sistemas, que deberían de ser os nosos, os da maioría, e non os da minoría enriquecida, poderemos evitar o nacismo do século XXI.

Non sería máis razoable que permitísemos o desenvolvemento destes países, que chamamos subdesenvolvidos porque non lles permitimos facelo, e así non ter que suicidarse no Mediterráneo, para tentar o soño europeo, que se converterá en pesadelo? Se queremos deter esta historia de horror que se está escribindo, e non formar parte dela, debemos de ser críticos coa conduta das masas e cuestionarnos o criterio dos gobernos. Se non queremos que as xeracións futuras coñezan con horror como permitimos estas matanzas e estas desigualdades, temos que afrontar con valentía os cambios necesarios para empezar a cambiar o curso da historia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine