Soñemos

02.09.2016 | 00:58

Tras nueve meses transcurridos desde la celebración de las elecciones generales desde diciembre del año pasado, hasta el día de la fecha, lo que me ha quedado muy claro es que nuestros políticos elegidos por los ciudadanos españoles, han demostrado tal grado de ineptitud e ineficacia para resolver los problemas de este país y llevar a cabo la encomienda, que le les hemos conferido con los resultados electorales habidos tras las respectivas elecciones de diciembre y junio de este año, que me atrevo a decir, lo que en estos momentos estoy pensando de manera libre e independiente, para que si así les parece bien, hagamos unidos lo que les voy a proponer: Soñemos y dejemos que nuestra imaginación vuele para tratar de saber si los problemas con los que todos los días nos despiertan los distintos medios de comunicación se podrán solucionar, con las señorías que ocupan plaza en el Congreso o en el Senado.

El primer problema que a día de hoy se suscita es el de si habrá terceras elecciones generales o no. En mis sueños, he visto que no. En el momento más profundo de mi ensoñación, mi raciocinio me decía que antes o después de la sesión de investidura, el presidente del gobierno en funciones renunciaría a ser candidato, porque el interés general del país así se lo exigía, y él, como buen español y preocupado por el bien de los españoles, no podía permitir que volviésemos a gastar una millonada de euros en otra campaña electoral. Faltaría más. Si así ocurriera, el PP elegiría otro candidato, que sería aceptado por el PSOE, y en consecuencia se abstendría en la sesión de investidura o en la nueva que se celebrase. Presidente habemus.

La segunda gran noticia que nos abruma todas las mañanas, desde hace demasiado tiempo, es la de la corrupción que ha existido en nuestro país y sigue día a día sucediendo como si tal hecho ya fuese consustancial con nuestra forma de vida y comportamiento social. En medio de ese estado de adormecimiento en el que me encontraba, la corrupción saltó a mi mente fantasiosa, y me di cuenta de que no podía entender cómo puede haber tanta discusión acerca de lo que se ha de entender por ese estado de putrefacción que se manifiesta en muchos sectores de la política española. Los comisionados en la negociación de C´s y PP no saben cómo definir algo que es tan sencillo de entender para el resto de los mortales, pero no para ellos, quizás será porque quieren mantener su estatus protervo y no asumir lo que ha establecido en diciembre de 2005 la Convención de las Naciones Unidas, cuando contempla que se pueden dar distintas clases de corrupción: mediante el soborno, la malversación, el tráfico de influencias, el abuso de funciones, el enriquecimiento ilícito, y el blanqueo.

Los señoritos políticos del C´s y PP solo quieren que la corrupción sea el llevarse dinero para casa y el financiar ilegalmente el partido político. Cuando reflexioné sobre la propuesta que nos quieren mostrar a los españoles como un éxito en la negociación, me desperté de un sobresalto, porque no podía entender cómo se atreven nuestros políticos a pretender considerarnos tan torpes.

El sueño de esta noche no me dio para más, sonó el despertador y por el momento me di cuenta que el principal responsable de que se hayan celebrado las elecciones en junio y de que se puedan volver a celebrar unas terceras, el Sr. Rajoy, sigue en sus trece, por mucho que sufran los españoles y el interés general del país se lo demande. Así nos va.

LA OPINIÓN publica opiniones de sus lectores, así como réplicas y sugerencias de interés general que sean respetuosas hacia las personas e instituciones. Las cartas pueden ser enviadas a LA OPINIÓN por vía postal (C/ Franja 40-42 15001 A Coruña), por fax (981 217 402) o por correo electrónico/cartasaldirector@laopinioncoruna.com). Deben tener como máximo 20 líneas e incluir nombre, apellidos, DNI, domicilio y teléfono de contacto. LA OPINIÓN se reserva el derecho a extractarlas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine