Rafael Esparza-Ruiz Compositor y productor, logró tres números 1 en EEUU

"Para vivir bien de la música necesito un éxito al año como el de Ricky Martin"

"Muchas de mis canciones favoritas todavía no sea han grabado y quizás nunca se graben"

08.08.2015 | 01:05
Rafael Esparza-Ruiz.

Tras más de 200 éxitos en la música latinoamericana, y tres números 1 en Estados Unidos, el compositor grancanario Rafael Esparza-Ruiz es el autor del último triunfo de Ricky Martin, Disparo al corazón, que se incluye en su último álbum A quien quiera escuchar. Pero, además, Esparza-Ruiz es un eminente productor que ha trabajado con los artistas más reputados a nivel internacional.

-¿Cuáles son los pasos que tiene que dar un autor para que sus canciones estén en el punto de mira de intérpretes como Chayanne o Ricky Martin?

-Pues, principalmente, para llegar a artistas tan grandes, es una cuestión de tener contactos. Normalmente estos contactos los desarrollas con el paso del tiempo y a medida que vas obteniendo más logros en tu carrera. En algún punto de tu carrera siempre vas a tener un golpe de suerte, es decir, que alguna canción obtenga algo de éxito. A partir de ahí, la gente de la industria va a recordar más tu nombre y eso te puede abrir puertas, que a su vez abren otras puertas, hasta que llegas a acceder a estos artistas o sus representantes.

-¿Cree que esos mismos temas, interpretados por un cantante sin el carisma de los anteriores, lograrían el mismo éxito?

-Soy de los que tienen la opinión de que al final una gran canción siempre se abre camino. Pero la realidad es que un artista de relevancia como Ricky Martin, Chayanne o Santana, al mover tantos fans en el mundo, siempre van a tener una maquinaria de marketing más potente detrás. Pero volviendo a lo que te decía que una buena canción siempre se abre camino. Por ejemplo, en mi caso, te puedo contar que me grabaron una canción con un artista que en ese momento no era muy conocido. Su nombre es Tony Dize, en su casa discográfica decidieron usar una canción de la que soy coautor junto a dos compositores más. Esta canción se llama El doctorado. Bueno, pues esa canción llegó al numero 1 de las listas en EEUU porque tuvo muy buena aceptación por parte del público, aun siendo él un artista no muy popular. Luego decidieron hacer un re-mix de la canción con Don Omar y Ken-Y, que eran artistas ya establecidos, y la canción se convirtió en un éxito internacional en todo Latinoamérica, llegando al número 1 en muchos otros países.

-¿Qué ventajas tiene un compositor de música latina que vive en EEUU antes que España?

-Principalmente el acceso a los contactos en la industria. Aunque no pudiera parecerlo, EEUU es el centro de la música de habla hispana. La mayoría de los artistas de mayor relevancia acaban viviendo en Miami, Los Ángeles o Nueva York tan pronto obtienen el éxito internacional. O, al menos, establecen su centro de trabajo allí, aunque pasen épocas del año viviendo en sus países de origen. Eso provoca que sus discos sean lanzados desde EEUU y, para un compositor afincado allí, le sea mucho mas fácil acceder a estos proyectos.

-¿De qué canciones se siente más orgulloso personalmente?

-La realidad es que muchas de mis canciones favoritas todavía no se han grabado, y quizás nunca se graben. No hay que olvidar que la música es también una industria, no solo arte, y en ocasiones los intereses comerciales priman sobre los intereses artísticos. Algo que es entendible y no me molesta en absoluto. Simplemente hay que tenerlo en cuenta a la hora de componer para estos artistas. Ahora, a nivel profesional me siento muy orgulloso de canciones como Disparo al corazón, Si nos quedara poco tiempo, El doctorado, Amor correspondido interpretada por Santana y Diego Torres o Un minuto interpretada por Pedro Capó. La demanda principal es el amor. Especialmente cuando quienes las cantan son intérpretes. Es el tipo de tema que es más universal.

-¿Cree que su faceta de productor ha estado algo oscurecida por la de compositor?

-Es muy posible, comencé a producir discos cuando ya era un compositor establecido y con algunos éxitos, así que mi faceta de compositor le lleva muchos años de ventaja a la de productor. Además, cuando empecé a producir mis primeros discos para discográficas internacionales, la industria de la música ya había entrado en crisis, debido a todos los problemas que ocasionaron desde las descargas ilegales en internet, hasta la piratería y el top manta. Lo que produjo numerosas pérdidas en las discográficas. Eso supuso una disminución en la cantidad de discos que se producían cada año, y para un productor como yo que estaba empezando a despuntar supuso un pequeño estancamiento. Algo que no sucedió con mi faceta de compositor, donde ya estaba muy asentado, pero sí que afectó a los compositores que estaban intentando abrirse camino.

-¿Se ve en el futuro componiendo para gente del rock como Bruce Springsteen?

-Algún día daré ese paso. Por el momento el mercado está muy mal, estamos en los peores años de la historia en cuanto al negocio, pero estamos en los años en los que más música se consume. La gente no sabe vivir sin música, pero no la quiere pagar. El mercado norteamericano es universal y si quiero seguir generando más dinero es un paso que tengo que dar. Pero ya tengo alguna cosa como Amor correspondido de Santana que se lanzó también como single en su versión en inglés Feel it coming back en diferentes partes del planeta con aceptables resultados.

-¿Qué es necesario para vivir muy bien de la música?

-Necesitaría componer una canción como la de Ricky Martin cada año, o cada dos años como máximo. El resto de las canciones no me generan mucho dinero. Se vivía muy bien antes. Pero ahora se vive bien solo si te va muy bien.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine