Mes de Cataluña, mes de España

31.08.2015 | 00:39

El que empieza mañana será el mes de Cataluña. Sus elecciones autonómicas que no son un referéndum técnicamente ni legalmente unas elecciones plebiscitarias, están sin embargo políticamente destinadas a conocer el peso real de los partidarios de la secesión y de los que se oponen a ella. Se escoge realmente entre dos opciones como en los referéndums y los plebiscitos. Tanto es así que si ganan los secesionistas, estos así interpretarán el resultado; y si ganan los contrarios, veremos cómo, en la práctica argumental, se le va a reconocer a estas elecciones cierta "vis plebiscitaria". Como siempre, podemos quedarnos sin saber lo que es verdad o mentira por aquello del color del cristal con que se mira. En todo caso, estas son la elecciones autonómicas más españolas que en el mundo han sido. Todos estamos y estaremos en una muy dura campaña aunque solo sean los catalanes quienes voten. Los catalanes van a oír los argumentos y a sufrir los sucedáneos de secesionistas y de unionistas. Los demás españoles oiremos muchos más argumentos y sucedáneos de los unionistas que de los otros, de los que su voz llegará tamizada, deformada y hasta deslegitimada, como ya está llegando, porque aquí en España solo hacen verdadera campaña unos, los otros son solo catalanes, según parece. Pero, aunque no votemos, estamos en el mismo brete, y por eso éste también será un mes de España. Es como una encrucijada donde no hay más remedio que elegir un camino. Lo malo es que no sabemos a dónde llevan los senderos que se nos ofrecen y que llegamos hasta aquí a trompicones, sin nadie saber realmente a dónde ir. De todo esto y sea cual sea el veredicto de las urnas, solo habrá un resultado seguro y es que, las ya abundantes grietas del edificio de esta comunidad de vecinos, lejos de reducirse, se ensancharán y habrá peligro permanente de fractura en las paredes maestras.

Todos los presidentes de esta comunidad de vecinos han descuidado el edificio, cuando no contribuido a su deterioro, pero es que el actual y último ha sido espectacular y parece que busca el estado de ruina. Como si quisiera construir otra urbanización. En fin, un desastre que al final vamos a pagar y muy caro todos los inquilinos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine