Juan Carlos Castro Cuadrado Formador de alto impacto, y motivador personal y profesional

"El líder del siglo XXI es emocional y con valores, no puede ser un tirano"

11.09.2015 | 01:06
El ´coach´ Juan Carlos Castro.

-¿El éxito tiene un secreto?

-El éxito tiene unas claves específicas, que usan ciertas personas. La mayoría no lo hace, y por eso no vive la vida que merece, que es una vida extraordinaria y de éxito.

-¿Cuánto influyen las condiciones naturales y en cuánto la preparación o formación?

-Lo primero es saber qué es para ti éxito. Éxito es conseguir lo que tú deseas en la vida. La clave es la actitud en el día a día.

-El éxito siempre se relaciona con el ámbito profesional. ¿Por qué apenas se asocia con la vida personal?

-Va totalmente relacionado. Y en la formación tenemos muy en cuenta que haya un equilibrio, con la parte personal, profesional, de pareja, ocio, salud... Si hay un desequilibro, esas personas no consiguen la felicidad. Consiguen resultados, pero no se sienten plenos.

-¿Cuál es entonces la diferencia entre resultados y éxito?

-Los resultados no están relacionado con la plenitud, con sentirte satisfecho. Es una parte externa, y cuando hablamos de plenitud y felicidad es algo interno.

-Cuando está en contacto con el público, ¿en qué aspectos formativos incide?

-En liderar nuestra vida, nuestro programa automático. Que seamos los que dirigimos nuestras vidas. Nuestro programa automático es nuestro subconsciente, que está formado por nuestro pasado. Y esa no es la dirección, sino que es el presente, desde ese liderazgo, quien dirige nuestro futuro.

-Cuando muchos jóvenes están en paro, ¿cuántos éxitos y líderes se pueden haber frustrado?

-Muchísimos. El concepto no solo es de aptitud, para entrar en un puesto de trabajo adecuado, sino que la clave es convertirte en una persona adecuada con actitud. Que ante una frustración de no encontrar trabajo tiren hacia adelante. Y después nos centramos en esos conocimientos adquiridos.

-El coaching está muy de moda. ¿Pero cuánto hay de nube y cuánto de realidad? Es igual que cualquier área.

-Hay parte de nube y otra parte muy importante de consecución de objetivos y de cambiar nuestra vida. Es la disciplina más usada a nivel internacional, y por algo será. Se usa en el aspecto deportivo, al empresarial y personal.

-¿Las empresas usan realmente sus herramientas?

-En España falta. Sí es verdad que las multinacionales lo están utilizando de una forma bastante importante con equipos de capacitación, pero las pequeñas y medianas empresas y emprendedores no han entrado como deberían. Y se lo deberían empezar a plantear, porque es aquello que usan empresas que funcionan, como Telefónica o Banco Santander. Modelemos lo que funciona.

-¿Cuánto se puede llevar de lo profesional a la parte personal?

-Todo. Desde el líder, al ámbito personal, o la emprendería, el éxito viene todo dado de la parte personal. Primero debes convertirte en la persona adecuada.

-¿Al líder se le ve desde el primer momento por su forma de ser, su actitud y perseverancia?

-Hay algunos que nacen con talentos innatos. Pero estoy convencido de que el líder se hace, con actitud, ganas, motivación; y lleva esa capacitación para dirigir a equipos.

-¿El ego personal puede ser un factor negativo?

-Hay muchos tipos de liderazgos. Ese es el liderazgo autoritario, que se daba hace años. Realmente no es un liderazgo, porque aprovecha su posición. Hoy se antepone el transformacional y emocional, que desde dentro lo transmite al equipo.

-¿Y puede llegar a la tiranía?

-El líder transformacional y emocional, el líder del siglo XXI, no puede ser un tirano. Debe liderarse a sí mismo, con sus patrones, emociones y valores, se debe convertir en líder de líderes para que muevan a la transformación de esa empresa o grupos.

-¿Me puede poner un ejemplo de líder?

-Mi mentor, Anthony Robbins, uno de los gurús de la capacitación, y de quien he aprendido. Y un líder importante es Nelson Mandela que antepuso su situación a un bien colectivo.

-¿Un político?

-Faltan liderazgos en política.

-¿Y el último que recuerde?

-Por su carisma, podría ser Felipe González.

-Usted trabaja mucho los recursos para saber vender un producto. ¿En qué consisten?

-Es influenciar a nuestros clientes para enamorarles, seducirles y que se queden al final con nosotros. Es lo que hacen las multinacionales, que han invertido durante muchos años, desde los 90, muchos recursos económicos en el estudio científico. Y lo que hacemos en neuroinfluencia es coger todos esos estudios y llevarlos al dueño de un negocio para que también pueda apalancar esos conocimientos y pueda vender a la mente y no a la gente, que es lo que hacen las grandes empresas.

-¿Y va dirigido al sentimiento o la razón?

-Normalmente cuando un vendedor vende sus productos o servicios lo hace a una parte mínima del cerebro, que es la parte racional. Las grandes empresas no trabajan solo con la razón. Es incluso la parte más pequeña con la que trabajan. Trabajan con la parte emocional, que es proporcionalmente la más grande. Y van a la parte instintiva, que es la que toma la decisión. Cuando haces un mensaje para la parte racional, emocional e instintiva te llevas el gato al agua.

-Sus charlas son peculiares y rompe las normas. Por ejemplo, no pone mesas. ¿Por qué?

-Es una forma de alto impacto y el principal protagonista es el alumno. Hablando de influencias, de ventas, o de desarrollo personal, o liderazgo, debes hacer un proceso de transformación para aplicar lo que has aprendido. Si no, tu programa automático va a volver a hacer lo que estaba haciendo a los pocos días. Por eso nuestra formación es de alto impacto. Tienen que ser experiencias vivenciales, para que la persona tome conciencia de que el cambio está en él.

-Pasa mucho en los deportistas. ¿Cuánto influye la imagen en el liderazgo?

-Es fundamental. Trabajamos la parte interior como la exterior. Y la imagen es fundamental en la autoestima de una persona y de un líder. Incluso la respiración de un líder es distinta a la normal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine