Manuel Campo Vidal Periodista

"En España el pacto se ve como una bajada de pantalones, una traición"

"Con cada cambio de Gobierno, mudan en España 5.000 altos cargos; en Francia, 500, porque la Administración está más profesionalizada"

05.11.2015 | 09:52
"En España el pacto se ve como una bajada de pantalones, una traición"

Fue el primer periodista que moderó un debate electoral en televisión. Manuel Campo Vidal (Camporrells, Huesca, 1951), presidente de la Academia de la Televisión y director del Instituto de la Comunicación Empresarial, es el impulsor, con otros profesionales, de la Sociedad Civil por el Debate, que reclama una nueva forma de gobernar basada en el diálogo. Su primer objetivo es impulsar pactos de Estado en empleo, sanidad, educación y en la Justicia

-¿Sociedad Civil por el Debate?

-Es una asociación sin ánimo de lucro que presentamos en abril en el Congreso. Asistieron 250 personas y otras tantas se quedaron fueran, tuvimos que repetir en el Senado. Nos sorprendió la respuesta ciudadana; significa que decimos cosas razonables.

-¿Por ejemplo?

-Queremos que los políticos resuelvan los problemas de fondo del país. Si hay cambio de caras, que lo haya, pero si no van a arreglar los problemas de fondo, no nos resolverán nada. Queremos que haya un pacto de Estado por la sanidad, por la educación, la Justicia...

-Para esto están los partidos.

-Los partidos deben hacerlo pero no lo hacen. La sociedad debe empujarlos para que lo hagan.

-¿Solo hacen electoralismo?

-Los partidos tienen una visión de corto plazo, como si el mundo se acabase cada cuatro años; no miran el país en profundidad. Cada ministro hace su reforma educativa mientras Finlandia tiene un pacto de Estado por la educación de 60 años y está la primera en todas las listas. ¿Por qué nosotros no? A punto de culminar el pacto promovido por el ministro Gabilondo, el PP dijo no, que lo va a capitalizar el PSOE electoralmente. Los partidos tienen una mirada corta, no así en la Transición, que se hizo con una visión de Estado que hoy no hay.

-¿Cree que desde la Transición la sociedad enmudeció?

-La política se llevó a gente destacada de la sociedad civil, en cierto modo fue drenada por un fortalecimiento de la política y, cuarenta años después, venimos nosotros, que creemos que no hay que reventar nada sino hacer reformas serias en la Constitución, en las leyes, y tener una visión de Estado. ¿Más ejemplos...?

-Siga.

-Con cada cambio de Gobierno, mudan en España casi 5.000 altos cargos, incluidos los jefes de prensa, los jefes de gabinete...

-El viejo turnismo...

-Pero en Francia cambian 500. ¿La diferencia? Que hay una administración pública más profesionalizada y más despolitizada. ¿Por qué nosotros no podemos? Porque cada partido tiene 15.000 tíos pendientes de colocar. Hemos calculado que son unos 4.500 en la Administración central, estamos estudiando en las autonómicas, y ya no digo lo que puede haber en la municipal. Grosso modo, unas 15.000 personas dependen del turnismo,es un sistema clientelar. Si la sociedad civil no les aprieta, no cambiará.

-¿Y los nuevos partidos?

-Ya veremos. Por de pronto, uno de ellos [Podemos] abomina de la Transición y propone empezar de cero, y nosotros queremos mantener lo bueno de la Transición.

-Como no habrá mayorías absolutas tendrán que pactar.

-Eso es bueno pero en España los pactos se asimilan a bajarse los pantalones, traición, entregarse... Nosotros acabamos de celebrar el 38 aniversario de los Pactos de la Moncloa, cuando los partidos fueron conscientes de que solo con el acuerdo de todos se saldría de la profunda crisis económica.

-¿Cuántos socios tienen?

-A título personal, pocos, y un número importante en representación de colegios profesionales.

-¿Se financian con cuotas?

-La mínima es de diez euros al mes para los particulares. Las entidades tienen cuotas a partir de 600 euros al año. Seremos transparentes y a final de año publicaremos los resultados.

-En 1993 inauguró los debates electorales televisados con Felipe González y Aznar.

-Tuvo gran éxito y se repitió una semana después en Telecinco, que nos superó en audiencia. Quince años después, los recuperamos desde la Academia de la Televisión con Zapatero y Rajoy y, en 2011, con Rajoy-Rubalcaba.

-¿En esta ocasión no habrá?

-Si las televisiones llegan a acuerdos, los habrá y, si no, lo hará probablemente la Academia de la Televisión.

-Pero no será usted el moderador, le ha puesto el veto el PP.

-¿A mí? Para nada. Cada vez que hay elecciones sale una noticia así. Me deben de querer mucho...

-Es curioso...

-Sí...

-Lo ven contaminado, su Instituto para la Comunicación formó a Pedro Sánchez.

-Formamos a gente de todos los partidos, en grupos de 22, a través de la Federación de Municipios y Provincias, y Pedro Sánchez fue concejal. Veremos cómo termina.

-¿Le rindió a Sánchez?

-Hay una generación de políticos interesantes: Albert Rivera, que es excelente debatiendo; Pedro Sánchez, que maneja bien la dialéctica... Y cuidado con Mariano Rajoy, que es un excelente parlamentario y tiene un gran conocimiento del país. Yo creo que vamos a tener un Parlamento con un nivel de comunicación superior al anterior.

-Fue candidato a la Alcaldía de Cornellá por el PSUC.

-El 3 de abril de 1978. Fui el último de la lista. Estaba propuesto como el primero, pero dije que no quería salir elegido porque quería ser periodista.

-No es algo muy sabido.

-Lo he contado siempre. Y fui representante de Cornellá y del Bajo Llobregat de la clandestina Asamblea de Cataluña. Siempre que pude me comprometí con la acción democrática.

-¿Del sector leninista?

-¡Qué va! Los leninistas eran otros; era eurocomunista. No escondí nunca esto, tampoco lo exhibo, pero cuando me preguntan respondo con orgullo.

-¿Qué hacer con Cataluña?

-Una declaración de independencia solo la puede llevar a un futuro como el de Grecia o Kosovo. Es mal negocio y ellos lo saben. Hay que negociar un nuevo estatus.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine