Papá Noel cuelga el abrigo en Nueva York

La Nochebuena en la ciudad de los rascacielos, habitualmente bajo cero, pasará a la historia por ser la más calurosa en más de veinte años, con temperaturas superiores a 20º

26.12.2015 | 00:57

Papá Noel se paseó esta Navidad sin abrigo y sin su tradicional gorro de Navidad por las calles de Nueva York, debido al inusual calor. La Nochebuena de 2015 en la ciudad de los rascacielos pasará a la historia por ser la más calurosa en veinte años, con temperaturas más propias del otoño que del invierno. Los termómetros alcanzaron en la recta final de diciembre los 24 grados centígrados y el mercurio marcó ayer mismo los 20.

Este atípico "veranillo" ha congelado al comercio neoyorquino, acostumbrado a sacar buena tajada económica de esta fiestas. La ola de calor ha borrado la clásica postal navideña de la Gran Manzana y ha retrasado las compras hasta última hora del jueves.

En Nueva York, nunca se había visto nada igual. La última vez que hizo una Navidad tan cálida fue hace casi dos décadas, en 1996. Entonces, la temperatura máxima que registró el termómetro fue de 17 grados. El bochorno actual contrasta con el invierno pasado, uno de los más duros de los últimos tiempos, con constantes nevadas y temperaturas bajo cero durante la mayor parte de los días. Sin embargo, este año, en vez de nieve, hay sol, lo que anima a dejar las ventanas de las casas abiertas de par en par o pasearse por las céntricas calles de la ciudad en pantalón corto. La misma estampa deja la tradicional pista de patinaje de Bryant Park, por la que estos días pasan más camisetas de manga corta que abrigos.

Pero el calor no solo castiga a los comercios, sino también a los restaurantes de comida asiática, los únicos abiertos es esta época del año. Mientras que en 2014, los repartidores no dejaban ni un minuto su moto aparcada, estas Navidad tuvieron tiempo para aburrirse. Los neoyorquinos pasaron de los tradicionales banquetes y optaron por comer platos menos elaborados y refrescantes. Con todo, ayer Santa Claus debió de coger una buena sudada, tras completar su particular maratón de regalos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine