David Leo García Poeta y concursante de Pasapalabra

"'Pasapalabra' me plantea el reto de ser una mezcla de Martín de Riquer y Usain Bolt"

El joven escritor pugna cada tarde por hacerse con los más de 1.200.000 euros del bote que estos días engorda el 'rosco' del popular programa televisivo

20.04.2016 | 00:54
El poeta David Leo García, en pleno rosco de ´Pasapalabra´.

Grand Slam, Cifras y letras, Gafapastas, Saber y ganar, Avanti... El currículum televisivo del poeta David Leo García es abrumador. Ahora se enfrenta a su mayor reto: Pasapalabra, el programa más popular y seguido de todos en los que ha participado y también, claro, el de mayor recompensa económica -el bote del rosco supera los 1.200.000 euros-.

"Me gustan mucho los concursos de la televisión. Sirven para darme vidilla y, claro, también dinero", comenta el joven escritor cuando le preguntan por su afición catódica.

-Lo de usted con los concursos televisivos qué es exactamente: ¿afición u obsesión?

-Algo de ambas cosas hay, claro, y el gusto de buscar nuevos retos. Y el que planteaba Pasapalabra, aspirar a convertirse en una mezcla de Martín de Riquer y Usain Bolt, me parece particularmente atractivo.

-¿Cree que su perfil televisivo, su participación en concursos catódicos, mina su cartel como escritor, la percepción que se tiene en el mundillo literario de su obra?

-No lo sé, hace varios años que no me preocupa demasiado (más allá de algún comentario entusiasta o constructivamente crítico) lo que puedan pensar de lo que escribo. En cualquier caso, me parecería una opinión un poco cretina.

-¿Hay rivalidad real, se pican los superconcursantes como usted y Jero, que también saltó de Saber y ganar a Pasapalabra?

-No he tenido la oportunidad de coincidir con el crack que menciona, y verme en la misma oración que él me da algo de pudor. Sí he compartido focos con otros grandes como Rafa Castaño, Manolo Romero o Miguel Ángel Gómez, y claro que hay rivalidad, pero de la sana: la que nace de la admiración y el miedo al talento del otro.

-¿Cómo es su entrenamiento para afrontar un concurso como Pasapalabra? Me imagino que debe de ser realmente agotador...

-Extenuante, pero muy enriquecedor. Tres años de aprendizaje extensivo y cinco meses intensivos sobre el diccionario de la RAE y sobre nombres propios artísticos, científicos, históricos, geográficos y deportivos.

-¿Cuál es su relación con las palabras? ¿Son una fuente de placer o también de cierto tormento?

-Precisamente de eso trata, a grandes rasgos, el libro de poemas que tengo a medias: de cómo el lenguaje participa de las dos condiciones a la vez ("alianza y condena", como escribía Claudio Rodríguez). Por supuesto que las horas de estudio han sido una fuente de placer y de descubrimiento continuo, pero también una imposibilidad de desconectar, dado que el pensamiento se conforma de ese mismo lenguaje y las palabras acaban revoloteando sobre mi cabeza como aves rapaces.

-Supongo que salir en un concurso tan popular como Pasapalabra (no nos engañemos: Saber y ganar es de culto) le habrá hecho el más popular del barrio. ¿Cómo lleva la fama? Seguro que algún episodio curioso habrá vivido...

-Bueno, la mayoría de encuentros son dulces: parejas de ancianos que te desean suerte. Luego hay otros más invasivos, pero los intento sobrellevar con educación. Entiendo que es algo que va con el puesto, que ni me molesta ni me hace excesiva ilusión. Lo mejor ha sido retomar el contacto con gente de antiguos episodios de tu vida que, a raíz de la participación, te escribe o llama y te pone al día. La televisión es poderosa.

-Los que le seguimos sabemos que la prueba musical no es su fuerte ¿Cómo lo lleva?

-Con resignación [risas]. Yo de pequeño quería ser cantante pero, como diría Cernuda, "están en desacuerdo realidad y deseo".

-Es el ganador más joven del premio Hiperión de poesía. Eso, ¿le pesa, le harta, le llena de orgullo o, pasado el tiempo, le ha terminado dando igual?

-Hombre, sigue siendo un honor para mí. Otra cosa es que todos los marbetes relacionados con mi biografía o mi personalidad me acaben pesando y lastrando, precisamente a mí que concibo la poesía (y hasta el concurseo) como una huida del ego.

-Para los que no lo hemos pisado, explíquenos cómo es el ambiente que se vive en el plató de Pasapalabra.

-Inimaginablemente acogedor. El equipazo de profesionales que lleva el programa cuida en todo momento por que estés a gusto y no te traicionen los nervios, y demuestra que la eficacia y la risa no están reñidos.

-Ya ha conocido a un buen puñado de celebrities, artistas y talentos, que han pasado por su bancada. ¿Podría nombrarnos a alguno que le haya impresionado positivamente?

-Casi todos los invitados tienen voluntad de ayudar, y muchos lo consiguen. No sería justo destacar sólo a unos pocos, cuando lo he pasado tan bien y he aprendido de tantos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine