Grasas que curan

Un estudio universitario certifica que el uso de los anticuerpos del 'colesterol bueno' permite anticipar el riesgo de enfermedades cardiovasculares

13.07.2016 | 00:32
Los tres integrantes del equipo de investigación: Patricia López Suárez, Javier Rodríguez Carrio y Ana Suárez Díaz.

El efecto antioxidante del llamado colesterol bueno está llamado ahora a convertirse también en instrumento para anticipar el desarrollo de otras enfermedades. Un grupo de investigadores de la Universidad de Oviedo ha descubierto nuevas evidencias sobre la relación entre el colesterol bueno y las enfermedades cardiovasculares. Este estudio permitirá la utilización de los anticuerpos anti-HDL, que forman el colesterol bueno, como biomarcadores de riesgo para patologías del sistema circulatorio, lo cual supone un gran adelanto en el ámbito clínico.

El factor diferencial de este descubrimiento es la capacidad que tendrán ahora los especialistas de poder "estratificar de una forma más concisa los baremos de riesgo vascular", como explica Rodríguez Carrio. De este modo, con un simple análisis clínico, se podrá calcular este tipo de riesgo y dilucidar qué personas presentan mayor peligro de sufrir un accidente cardiovascular.

El experimento, liderado por el investigador del área de Inmunología Javier Rodríguez Carrio tiene aplicaciones a corto y medio plazo, como explica el propio Rodríguez Carrio: "Viene a cubrir una necesidad clínica que antes no lo estaba", asevera.

Además, no solo permitirá conocer qué personas tienen mayores niveles de riesgo, sino que también "se podrá aplicar a cada paciente una intervención personalizada, aumentando en gran manera las posibilidades de éxito en este tipo de operaciones", enfatiza el investigador. Esta personalización también permitirá que no se realicen intervenciones erróneas a los pacientes, "evitando que las operaciones no tengan éxito o disminuyendo al máximo el riesgo de padecer efectos secundarios", analiza Carrio. El plazo de implantación de estos adelantos en el día a día es, según el investigador, "relativamente poco, en torno a los diez años". Además, la incorporación de esta nueva técnica no supondrá un gran desembolso para los laboratorios, ya que la mayoría de los equipos necesarios ya están disponibles, utilizados para otros menesteres.

El hallazgo permitirá utilizar estos anticuerpos como biomarcadores de riesgo para patologías del sistema circulatorio y la determinación de los niveles de estas moléculas en sangre facilitará el diseño de estrategias de medicina personalizada para cada paciente.

El primer estudio realizado reveló que alrededor del 20% de los pacientes de artritis reumatoide mostraban niveles elevados de anticuerpos anti-HDL. Además, presentaban también incrementos en los niveles de varias moléculas implicadas en inflamación. Los resultados de esta primera aproximación indicaron que la presencia de anticuerpos anti-HDL puede explicar los niveles reducidos de HDL o colesterol bueno.

El segundo estudio se centró en abordar si, además, la presencia de estos anticuerpos interfería también en el efecto antioxidante del colesterol bueno. Los investigadores observaron que esta afectación estaba regulada por causas genéticas. Las conclusiones "son importantes", según Rodríguez Carrio, porque apoyan la participación de mecanismos inmunitarios en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares y, aunque los resultados se han extraído de pacientes con artritis reumatoide, podrían aplicarse a otras patologías e incluso a la población general.

El equipo de investigación ha logrado la patente para la protección del método desarrollado y su potencial aplicación práctica, y ha publicado el trabajo de manera detallada en la revista Arthritis and Rheumatology. Los investigadores ya se han hecho con una patente del descubrimiento, que entra ahora en fase de estudio en la población, para proteger el método y su futurible aplicación práctica.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine