Honorat Bauçà Autor de dos libros sobre el financiero Juan March

"Sin Juan March, no hubiera existido el golpe de Estado de Franco en 1936"

"Empleaba los barcos de la Trasmediterránea para transportar judíos a Nueva York previo pago del viaje y de regreso cargaba suministros para los nazis"

20.08.2016 | 01:09
El escritor Honorat Bauçá.

El financiero mallorquín Juan March, fallecido en 1962, es un controvertido personaje de leyenda. Comparable a los grandes forjadores de imperios económicos y contrabandista en sus inicios, fue un maestro del doble juego. Lo hizo con los aliados y los alemanes en las dos guerras mundiales, con Franco y con don Juan de Borbón, con socios y adversarios. Financió el alquiler del Dragon Rapide, el avión inglés que trasladó a Franco a Tetuán para encabezar la sublevación militar de 1936 y se convirtió en uno de los grandes banqueros del régimen. Honorat Bauzá ha investigado su vida en dos libros.

-Todos los mallorquines querrían ser Juan March?

-Al menos, querrían llegar a tener su dinero. Con una inteligencia privilegiada y sin ningún escrúpulo, la obsesión de March era llegar a ser el más rico del mundo.

-¿Cómo se distinguen las verdades de las leyendas?

-Todas las leyendas tienen un trasfondo de realidad, deformada al transmitirlas. Por ejemplo, el sobrino de March me cuenta que fue a Madrid y lo vio dictando siete cartas a siete secretarias distintas. Me cuesta creerlo. Salvo que lo hiciera por impresionarlo, ¿era tan urgente?

-¿Ha llegado usted a admirar a March?

-Su inteligencia, sí, pero no su forma de ser. Podría llegar a un empate. March hubiera triunfado al dedicarse a cualquier ciencia o arte, y era un hombre sin estudios.

-¿Los mallorquines compran su libro a escondidas?

-Alguno ha preferido que no lo vieran comprando el libro. La gente que trabajó para la familia March es una tumba. Por miedo o por respeto, nunca he encontrado a nadie que quisiera hablar.

-March salvó a judíos de los nazis. Cobrando, claro.

-Empleaba los barcos de la Trasmediterránea, que no tenían permiso para travesías trasatlánticas, para transportar judíos a Nueva York previo pago del viaje. De regreso a Europa, cargaba con suministros para los alemanes. Hasta que el FBI detuvo un barco, y Churchill tuvo que interceder en favor de su espía mallorquín.

-¿Leonor Servera de March tenía un carácter a la altura de su marido?

-Siempre fue un matrimonio mal avenido, uno y otro buscaban amantes por su lado. A Doña Leonor no le gustaba perder ni al parchís, y aquí también se parecían.

-March se ausentaba del consejo de administración...

-...Y tenía una mujer que le esperaba en el piso de arriba. Decía que le "despejaba la cabeza" en medio de una negociación dura.

-¿March ganó la Guerra Civil o solo la financió?

-March es el gran corruptor, los de hoy son aficionados. Pensaba que toda persona tenía un precio, y que solo había que encontrarlo. Es una apreciación mía, pero sin él no se hubiera producido el golpe de Estado de Franco. Algunos generales no se habrían atrevido.

-¿March no respetaba a nadie?

-Franco se siente gallito tras la Guerra Civil y quiere poner en su sitio a March, que le recuerda: "Mi general, cuide usted de sus asuntos que yo cuidaré de los míos". Así lo hicieron.

-El primer desfalco se lo hace a su propio padre.

-El primer robo documentado ocurre cuando era monaguillo, con la bandeja de misa. Intentó robar a su padre y a su tío. Se metía donde podía sacar un duro.

-Disparó, ¿mató?

-Una persona me contó hace poco que "yo he visto la pistola que llevaba March". Disparó al menos en dos ocasiones, sin muertes. No tengo ni idea de si mató a alguien, ni creo que nadie lo sepa.

-"Siempre se rodeó de gente inteligente".

-Porque March era tan inteligente que no le daban miedo. Conocía muy bien a las personas, las buscaba inteligentes y dignas de confianza.

-¿Los grandes terratenientes protegen el territorio?

-Las grandes fincas de los March en Mallorca no se han urbanizado. En esas zonas pueden agradecer a la familia una costa virgen, que en otro caso no hubiera sobrevivido al boom.

-¿March creía más en sus nietos que en sus hijos?

-Dudaba del hijo pequeño, no acudió a su boda y solo le dejó la legítima. El otro, Juan March Servera, le decepcionó tras haberle dado una educación esmerada. Sus hijos habían de pedir permiso para que su padre los recibiera en su despacho. En el testamento dejó cosas directamente a sus nietos Juan y Carlos, porque les veía más potencial.

-¿Los nietos han cumplido?

-Es una familia tan callada que no sabría decirlo, pero por algo será que la Banca March aparece en las clasificaciones de las empresas mejor gestionadas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine