Luis Gutiérrez Catador de 'The Wine Advocate', el hombre de Parker en España

"Lo nuevo en el vino es una vuelta al pasado; no hace falta reinventar la rueda"

"En España vivimos un momento emocionante después de bastantes inseguridades y Galicia es una de las zonas vitivinícolas más pujantes"

14.06.2017 | 01:21
El catador Luis Gutiérrez.

Luis Gutiérrez es una de las voces más autorizadas de este país a la hora de valorar la calidad de los vinos españoles. Dicen de él que goza de un paladar exquisito y que por ese motivo Robert Parker, el gurú de la Biblia del vino, le tiene como su catador de confianza en España. Gutiérrez es autor del libro Los nuevos viñadores, un relato que retrata a la nueva generación de viticultores y su esfuerzo por recuperar las variedades autóctonas.

-Si The Wine Advocate es la Biblia del vino y Parker su profeta, ¿qué papel desempeña Luis Gutiérrez en el santoral vinícola?

-Yo sólo intento transmitir lo apasionante que es este mundo del vino, y que se enganche cada vez más gente.

-¿Lo que bendice Parker va a misa?

-Lo que escribimos en The Wine Advocate es una opinión, que resulta ser la opinión más citada en el mundo en lo que a vino se refiere. Con lo cual intentamos que ayude a la gente a encontrar los vinos que más les pueden gustar.

-¿Es cierto que hay tres clases de vino: el blanco, el rosado y el vino?

-No, hay infinitos tipos de vinos, colores, olores y gustos. El vino tiene una diversidad tremenda, por lo que hay siempre uno para el gusto de cada cual.

- In vino veritas . ¿La sinceridad es aliada del vino?

-Cuando me hacen preguntas así siempre contesto a la gallega: ¡depende!

-Si tuviera que recomendar tres vinos con la mejor relación calidad-precio, ¿cuáles recomendaría?

-Hacemos ese ejercicio a final de cada año, en el que repasamos los vinos más emocionantes, los de mejor relación calidad-precio, la mejor comida en un restaurante... Entre éstos el año pasado destaqué Cortezada, de Fedellos do Couto en Ribeira Sacra, y de años anteriores Pétalos del Bierzo de Descendientes de J. Palacios y El Molar, una garnacha de Jumilla de Casa Castillo. Pero lo bueno es que no hay tres... ¡hay cienes y cienes!

-En cualquier región de España se elaboran ya magníficos vinos. ¿Cuáles son en la actualidad las zonas vitivinícolas más pujantes?

-No son las zonas per se, son las personas, y en unas zonas hay más personas empujando por mejorar, y en otras menos, y eso va cambiando. Por eso hablamos siempre de nombres propios y montamos una jerarquía con nuestras puntuaciones. En este momento hay bastante pujanza en Galicia y también en Canarias, sobre todo comparado con lo que había hace cinco años....

-¿Le hace bien a la sobriedad tradicional del vino la actual moda del etiquetado lleno de colorido y esos nombres llamativos que se están inventando los bodegueros?

-Pues no sé. A mí me interesa más lo que hay en la botella y todo el contexto humano, de paisaje, viñedo, cultura y gastronomía local. Lo demás me parece más superfluo y no me interesa tanto.

-Decía Platón que el vino es la leche de los ancianos. ¿Hay edad para el vino? La juventud es más de cerveza y gin-tonic...

-Es difícil que la juventud se enganche al vino, pero no es imposible. Pero está claro que no lo estamos haciendo muy bien, creo que más bien les asustamos y por eso se alejan del vino.

-¿Qué es lo más sorprendente que ha catado últimamente?

-Unos vinos secos de la zona de Tokaj en Hungría, tremendamente expresivos de los suelos volcánicos en los que crecen las cepas.

-¿Qué requisitos son necesarios para alcanzar la categoría de nariz de oro?

-La cata es entrenamiento, y lo mejor es probar cuantos más vinos mejor, cuanto más variados en cuanto a estilo, zona, precio y edad. Pero vamos, lo único que la gente necesita saber es si un vino le gusta o no, o si le gusta más un vino que otro. Luego si tienen curiosidad ya se pueden meter más a fondo...

-En la Provenza dicen que "un día sin vino es un día sin sol". ¿Qué supone un día sin vino para Luis Gutiérrez?

-Pues uno de los pocos días en los que estoy enfermo y no puedo beber vino, y seguramente ni como. No concibo la gastronomía sin vino.

-Háblenos de su libro Los nuevos viñadores . ¿Qué hay de nuevo en la viña?

-Es un libro de historias, catorce perfiles de viñadores, que es una palabra en el Diccionario de la RAE que quiere decir la persona que cultiva una viña o que cuida una viña. Lo nuevo es una vuelta al pasado. No hace falta reinventar la rueda. Por suerte se están volviendo a valorar las tradiciones, las zonas y las variedades autóctonas. Tenemos una gran diversidad en España en la que estamos empezando a creer después de bastante tiempo de inseguridades. Es un momento emocionante del vino español.

-El vino es la única obra de arte que se puede beber. ¿Cuál es la mejor obra de arte que Luis Gutiérrez ha catado?

-Bueno, no sé si el vino es una obra de arte. Pero los vinos más emocionantes que he bebido (que no catado) siempre están asociados a un momento especial, a personas especiales: un Oporto Niepoort de 1863, un magnum de Échezeaux 1985 de Henri Jayer, un Madeira de 1795... No son muchísimos, pero muchos más de lo que hubiera podido soñar hace veinte años cuando empecé en esto. De todas formas me puedo llegar a emocionar con un rosado sincero de una cooperativa, con un tinto joven o con un vino viejo o de cualquier segmento y estilo que transmita lo que pone en la etiqueta, un lugar, una añada, unas uvas...

-Si me invita a su casa a hacer otra entrevista, ¿qué vino descorcharía?

-Uno del año en que naciste. El vino te transporta en el tiempo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine