Jesús Aguilar Presidente del Consejo General de Colegios de Farmacéuticos

"La venta de medicamentos por internet es una salvajada que causa mucho daño"

"Las farmacias no son negocios, son centros sanitarios que dedican un 85% de su trabajo al sistema público de salud; los farmacéuticos vivimos de lo que trabajamos"

06.10.2017 | 01:56
Jesús Aguilar.

Jesús Aguilar Santamaría (Burgos, 1960) preside el Consejo General de Colegios de Farmacéuticos, una entidad que representa a los 71.000 farmacéuticos colegiados que ejercen su labor profesional en España. Aguilar defiende que el sector debe apostar por un papel asistencial, más enfocado a las necesidades sanitarias del paciente.

-¿Qué retos afronta la farmacia en España?

-Los farmacéuticos tenemos a nuestras espaldas 800 años de historia, a lo largo de los cuales hemos ido evolucionando con la sociedad. En nuestra hoja de ruta tenemos muy claro que debemos avanzar hacia un papel más asistencial, hacia una farmacia más enfocada a las necesidades sanitarias del paciente. Queremos asumir más protagonismo, un papel sanitario más activo para que los pacientes cumplan mejor con sus tratamientos, para evitar problemas relacionados con los mismos, interacciones, etc. siendo colaboradores del sistema público y colaborando con los médicos para mejorar la eficacia de los medicamentos en los pacientes. Es el papel en el que estamos trabajando y somos un referente para otros países. Otro objetivo esencial es la sostenibilidad del sistema, porque sin ella no hay evolución posible.

-¿Perciben los farmacéuticos la recuperación de la economía?

-No. Ahora mismo, la factura en medicamentos representa el 15% de todo el gasto sanitario público, y resulta que durante estos años de crisis hemos propiciado el 45% del ahorro total del Sistema Nacional de Salud. Este dato ilustra el gran impacto de la crisis sobre la farmacia. De momento, no estamos notando ningún tipo de recuperación.

-Entonces, ¿no puede decirse que la farmacia vuelva a ser un buen negocio?

-Las farmacias no son negocios. Son centros sanitarios que dedican un 85% de su trabajo al sistema público de salud. Los farmacéuticos vivimos de lo que trabajamos. No es correcto hablar de buen negocio. Nuestro trabajo es similar al de un empleado público. Una farmacia es un establecimiento sanitario que busca rentabilidad para poder hacerse cargo de sus gastos y poder prestar un servicio esencial para la ciudadanía.

-¿Se requiere alguna modificación legal relevante en el sector?

-Tenemos que ir avanzado con la sociedad, ya lo he dicho, y eso requiere apoyos legales. Estamos trabajando para que se valore no solo la dispensación de medicamentos, sino también el servicio sanitario que prestamos, nuestra contribución a la promoción de la salud, a los programas de prevención de VIH, o de cribados de cáncer de colon en otras comunidades autónomas. Con nuestro trabajo en prevención propiciamos un ahorro para el sistema sanitario público.

-¿Qué demandas plantean a las autoridades sanitarias nacionales y autonómicas?

-Que sean sensibles a estos planteamientos. Cada día pasan por las farmacias españolas 2,3 millones de personas, y cada año damos, además de medicamentos, unos 182 millones de consejos sanitarios. Si fuésemos capaces de hacer desde la red de farmacias el servicio de seguimiento farmacoterapéutico a todo el universo de pacientes mayores, crónicos y polimedicados, podríamos ahorrar al sistema sanitario más de 2.200 millones de euros. Lo que pedimos es que se aproveche este gran potencial sanitario de la red de 22.000 farmacias y 48.500 farmacéuticos.

-¿Aumentan o disminuyen los problemas de abastecimiento de medicamentos?

-Estamos trabajando para poner en red a todas las farmacias del país, y dentro de este gran objetivo contamos ya con un Centro de Información sobre el Suministro de Medicamentos (Cismed), que vincula ya a más de 5.000 farmacias, que cada noche envían automáticamente los medicamentos que están en desabastecimiento. Esto nos da una radiografía real de todo el país. Una información que conocen las consejerías de sanidad a través de los Colegios, y que permite identificar situaciones generalizadas de suministro irregular o inadecuado.

-¿Cómo se enfrenta España al problema de los medicamentos falsificados?

-En España no hay medicamento falsificados en el canal de farmacias. El problema se deriva de la venta de fármacos a través de internet. Se venden restos de medicamentos, blísters a los que les faltan pastillas... Es una salvajada que está causando un daño grande a la salud. Es un problema de salud pública. Los medicamentos son drogas y han de estar controlados en cada una de sus fases: desde la fabricación, distribución, almacenamiento, a la dispensación... Es una locura que alguien se preste a tomar algo así o incluso llegue a dárselo a un hijo.

-¿Beneficiaría que la Agencia Europea del Medicamento se instalara en Cataluña?

-Hemos firmado con el resto de organizaciones sanitarias que la Agencia Europea del Medicamento venga a España, apoyando la propuesta del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad de que se instale en Barcelona.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine