William Kentridge Artista, Premio Princesa de Asturias de las Artes 2017

"Los artistas tenemos que salir fuera del estudio y bucear en la sociedad"

"Existe un deseo de frenar que la gente que llega del Tercer Mundo pueda beneficiarse de ayudas, como está pasando con la política migratoria de Donald Trump en EEUU"

14.10.2017 | 01:06
William Kentridge.

El artista sudafricano William Kentridge recogerá el próximo viernes 20 de octubre el premio Princesa de Asturias de las Artes 2017 en el Teatro Campoamor de Oviedo de manos de los Reyes de España. El polifacético creador responde, con un mensaje de audio, a las preguntas de esta entrevista. Al principio dice: "Respondidas en mi estudio de Johannesburgo el viernes por la mañana" y tras responder todo añade: "He grabado esta entrevista en una soleada mañana de viernes, con mis mejores deseos".

-¿Cómo ha condicionado su trabajo el apartheid , el sistema de segregación racial que imperó en Sudáfrica desde mediados del pasado siglo hasta 1992?

-Pasé en Johannesburgo los primeros años de mi vida. He vivido los últimos 25 años en la República Democrática de Sudáfrica y una de las cosas que más chocan es lo poco que han cambiado las cosas en Sudáfrica. La brecha entre el bienestar y la pobreza es enorme. Ha habido un gran cambio en la composición de la clase media, pero no en lo fundamental. Muchas de las expectativas que había al principio no se han cumplido.

-¿Cree que el arte tiene que tener siempre un carácter político?

-Lo interesante es trabajar con la realidad social que tienes alrededor. Hay que salir fuera del estudio y bucear en la sociedad, hacerte parte de todo eso que te rodea, comprender la realidad. Precisamente las contradicciones vienen de observar la realidad social de Sudáfrica bajo el apartheid y también de la observación del mundo en su totalidad. Entiendo el mundo como un proceso, por eso la animación es la conexión ideal para mostrar la metamorfosis del mundo y el estudio: es un laboratorio, o una maquinaria, para mostrar cómo el mundo va tomando sentido.

-¿Cuáles son, a su juicio, los principales desafíos de la sociedad mundial actual?

-Existe un deseo de frenar eso de que cualquiera que venga del Tercer Mundo pueda beneficiarse de servicios y ayudas. Eso es algo que está pasando en otros países de la Unión Europea e incluso en EEUU con Trump y su política migratoria. El lema América primero también muestra esa filosofía. Por otro lado, siempre ha habido movimientos separatistas en defensa de una identidad.

-¿Sigue la actualidad española? ¿Qué opina del conflicto catalán?

-Mi visión del asunto de Cataluña es totalmente exterior a lo que está pasando. A lo mejor me equivoco en el diagnóstico. Lo que está pasando lo relaciono con lo que ocurre en Flandes, que quiere separarse de Bélgica; Escocia del Reino Unido y el propio Reino Unido de la Unión Europea. La globalización ha alentado todos estos movimientos. Esencialmente, el separatismo intenta marcar una identidad frente a esa ausencia de fronteras.

-Usted es un artista en continua exploración, ¿se han roto los géneros tradicionales en el arte? ¿Ha muerto la pintura?

-La pintura clásica no ha muerto. Está en las galerías, en los museos. A mi me encanta el olor de la pintura y esa forma de trabajar del pintor en su estudio. Pero creo que el gran cambio ocurrió hace cien años cuando comenzaron a desarrollarse las artes visuales y se incorporaron nuevos procesos al mundo del arte. Los diferentes géneros se fueron entremezclando. Tenemos que dar las gracias a las personas que vieron todas esas posibilidades.

-Le hemos visto hacer cine, escenografías, vestuario para ópera... ¿hacia dónde evoluciona ahora su obra?

-En Johannesburgo hemos puesto en marcha un proyecto llamado Centro para la idea menos buena, es una fundación sin ánimo de lucro abierta a gente muy diferente. También sigo trabajando en mi estudio.

-¿Y en el ámbito temático?

-Estoy muy interesado en el legado del colonialismo en sus diferentes formas

-El premio Princesa de Asturias de las Artes coincidirá con su gran antológica en el Museo Reina Sofía de Madrid. ¿Qué cree que descubrirá el público español de su obra?

-Nos queda aún mucho trabajo por hacer. La exposición se centra en mi producción escénica, que incluye teatro, ópera y performance, y se acerca también a proyectos plásticos desde esta perspectiva. Todas ellas son historias de un solo protagonista. Uno de los artistas que más me ha inspirado siempre es Goya: me fascina su obra.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine