La emisión de partículas superó seis días el límite permitido en 2014

El informe de la Universidade, realizado con mediciones en Os Castros, señala que el promedio anual cumplió la normativa

18.08.2015 | 01:04

La emisión de partículas contaminantes registradas en el medidor de Os Castros, próximo al Puerto, no superó, en su promedio anual, los límites permitidos por la normativa en 2014. Es una de las conclusiones del Instituto Universitario de Medio Ambiente, que analiza los registros gracias a un convenio con el Concello coruñés.

En total, informa el estudio, los investigadores recogieron 263 muestras, que representan una cobertura del 72% del año. Aclaran, en todo caso, que no hubo muestras durante casi tres meses (mayo y junio, principalmente). Con estos condicionantes, el valor promedio anual fue de 22 microgramos por metro cúbico, cuando el valor límite permitido por la normativa es de 40.

El valor límite diario, que la legislación internacional establece en 50 microgramos por metro cúbico, se superó en seis ocasiones a lo largo de 2014. "Hay que tener en cuenta que prácticamente se estuvo tres meses sin muestrear y, con la excepción del año pasado que no hubo superaciones, es el valor más bajo obtenido desde el año 2007, año del inicio del estudio", explica el departamento de la Universidade da Coruña (UDC).

Los valores máximos diarios oscilan entre los 28 del mes de agosto y los 65 del mes de marzo. Los valores mínimos registrados están en los 3,5 de los meses de julio y agosto y los 13 del mes de marzo. Esto refleja, interpretan, la variación estacional en el punto de muestreo en Os Castros, con los valores más altos en los meses de marzo-abril y septiembre-octubre, "meses con menor precipitación". En cuanto a las diferencias entre los registros entre semana y los registros en fin de semana, observan una "ligera disminución los fines de semana" (de un 4%).

El equipo de estudio analiza también la "granulometría" del material en el aire, esto es, el tamaño de su diámetro, un indicador que se usa para calcular sus efectos sanitarios. Las PM10 (con menos de diez micrones de diámetro) son las partículas que se ven, gruesas, que contienen polvo de caminos, industrias o restos de los graneles sólidos. De mayor penetración en el cuerpo humano (son de menor tamaño, como la trigésima parte de un cabello) son las PM2,5, conocidas como partículas finas (partículas de combustión y vapores, por ejemplo, procedentes de vehículos diésel). Durante el periodo de estudio, el 83% de la fracción de PM10 está constituida por PM2,5 y un 67% de esta, por PM1. Todas las fracciones son similares a las obtenidas en 2013. No hay un patrón al respecto, añaden, algo que atribuyen a que existen diferentes fuentes posibles de emisión de material a la atmósfera que llegan al punto de muestreo en San Diego.

Para poder estimar qué fuentes producen un aumento de niveles de partículas es "necesario", sostienen, "un estudio más exhaustivo y disponer de más información como datos meteorológicos y de contaminantes gaseosos en el punto de muestreo y también en zonas de fondo urbano y suburbano para poder detectar, por ejemplo, determinados episodios de contaminación a larga distancia", entre otros fenómenos contaminantes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine