Los obreros vuelven a los solares privados de Tabacos ocho años después de la licencia

La junta de gobierno dio el permiso de construcción de dos edificios de 80 pisos en julio de 2007 en los terrenos que Altadis vendió a San José. Según fuentes próximas a la obra, la autorización está renovada, algo que aún no confirmó el Concello

05.09.2015 | 13:15
Grúas y estructuras iniciales en las dos parcelas (M1 y M2), al lado de la Casa del Mar.

La rehabilitación de la Fábrica de Tabacos y el reflote de la constructora San José han propiciado que los obreros regresen a una de las cicatrices de la burbuja inmobiliaria coruñesa. Operarios trabajan en dos de los tres solares destinados a vivienda libre en la plaza, ocho años después de que el Gobierno local les concediese la licencia de construcción.

Son las dos parcelas tapiadas más próximas a Ramón y Cajal, quedando todavía en el aire el terreno abandonado con salida a General Sanjurjo. Los permisos de construcción fueron otorgados en la junta de gobierno del 20 de julio de 2007. Según fuentes próximas a la obra, la autorización está renovada y en regla, un estado que todavía no ha confirmado el Concello.

Los solares fueron vendidos por Altadis, la empresa que cerró la Fábrica de Tabacos, a precio de oro. En el acuerdo, la multinacional cedió la fábrica, ahora en obras para convertirse en sede judicial, los espacios libres y las zonas para vivienda protegida (otros tres bloques habitados desde 2010). Las constructoras pujaron muy fuerte por las fincas para viviendas privadas: el precio de salida fue de 44,5 millones y fueron vendidas por 79,3 a una UTE formada por San José y Espacios Urbanos en 2005. No solo era un apetitoso solar céntrico en un lugar emblemático, sino que se beneficiaría, tal y como se promocionaba en aquel momento, de la desafectación de la zona portuaria próxima, aún pendiente. Según fuentes de la promoción en obras, la constructora de los edificios sigue siendo San José, que no es, sin embargo, la promotora. La licencia de obra fue concedida en su momento a Udralar, una de las filiales inmobiliarias que la firma de Jacinto Rey sacrificó en diciembre a favor de la banca acreedora para salvar al grupo.

Las mismas fuentes señalan que se están realizando trabajos previos pero no dan más detalles sobre sus características porque la intención es alterar el proyecto. El plan general en vigor concede a las dos parcelas 8.800 y 8.900 metros cuadrados de edificabilidad. Según el diseño para el que fue concedida la licencia, tendrían 81 y 82 viviendas, con bajos comerciales y garajes (cuatro sótanos, bajo, entreplanta, seis alturas y bajo cubierta).

La asociación Arcoiris informó de que ha enviado un burofax al alcalde para que el regidor clarifique si los dos edificios tienen o no licencia. Advierte que, en el caso de no haberla, "podría existir una situación de ilegalidad que debería suponer la paralización inmediata".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine