José Luis Gutiérrez Aranguren Abogado

"La cadena perpetua es una medida electoralista para contentar a la ultraderecha"

"Las cárceles son para sufrir, no para rehabilitar" - "La función de la pena, según la Constitución, es la reinserción del delincuente, el cambio es anticonstitucional"

14.09.2015 | 10:06
José Luis Gutiérrez Aranguren, durante su intervención en las jornadas ´Pensando en Justicia´.

El letrado coruñés José Luis Gutiérrez Aranguren participó en una de las mesas redondas organizadas dentro de las jornadas Pensando en Justicia, clausuradas ayer. El abogado trató algunas de las reformas del Código Penal, que entraron en vigor este año. Así, se mostró contrario a la prisión permanente revisable para los asesinatos especialmente graves, que acarrea el cumplimiento íntegro de la pena, de entre 25 y 35 años de prisión. Después, según la nueva ley, se revisará la condena y si el delincuente incumple determinados requisitos para la libertad, seguirá en la cárcel.

-¿Cuáles son las modificaciones más importantes de la normativa a nivel penal?

-Por una parte, la introducción de la cadena perpetua, aunque la llamen prisión permanente revisable. Me parece una regresión. Hay jueces que presentaron recursos de inconstitucionalidad porque vulnera la Constitución. La función de la pena, según la Constitución, es la reinserción del delincuente. Yo si soy víctima de un delito prefiero que el delincuente salga rehabilitado y no igual o peor que entró. La cárcel no arregla nada y debería cumplir su función. La prisión permanente revisable me parece una medida electoralista y de oportunismo del Gobierno para contentar al sector de la ultraderecha. Necesitan votos.

-¿Por qué la cárcel no cumple la función de reinserción?

-Porque no la sabe cumplir o porque algo falla en el sistema. Eso deja en muy mal lugar a Instituciones Penitenciarias porque no son capaces de rehabilitar.

-¿Y qué propone?

-Que las cárceles no sean lugares de hacinamiento de presos y se trate a cada individuo de forma individual. Cargándose el reglamento penitenciario, que no facilita, por ejemplo, las comunicaciones con el exterior. Por motivos de seguridad tampoco puedes llevar libros o documentos. Hay que contratar a más personal, tratar de forma individual a cada individuo y tratar de recuperarlo. Si modificas la Constitución, llama a las cosas por su nombre. Las cárceles son un castigo. Son para sufrir, no para rehabilitar. Lo que está claro es que no puedes modificar la Constitución con una ley inferior.

-Aunque todo eso se llevase a cabo, ¿qué sugiere para los delincuentes que no se rehabilitan?

-Hay gente que es irrecuperable, pero el Código Penal establece penas para determinadas conductas. No puedes meterles penas adicionales porque sería un trato discriminatorio. No puedes modificar las penas presumiendo que voy a volver a delinquir. De todos modos, una posibilidad sería el aumento de penas sin cargarte lo que dice la Constitución.

-¿Qué opina de la desaparición de las faltas?

-Algunas conductas van a pasar a la vía administrativa y otras serán delitos leves. El cambio va a provocar el colapso de los juzgados Contencioso-administrativos porque cuando la vía administrativa se agote, se recurrirá a los juzgados. Se dice que se trata de sacar del ámbito penal conductas que pueden tener respuesta en otros ámbitos, pero realmente estás disfrazando porque los casos están ahí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine