La resaca del pleno municipal

El PSOE deja en el aire su relación con el Gobierno en una fase clave del curso político

El socialista José Manuel Dapena evita aclarar si apoyaría a Ferreiro o a Negreira ante una cuestión de confianza - El BNG ve "esperpéntico" que se rechazase el pacto por el presupuesto y el PP pide diálogo con todos los grupos

16.09.2015 | 16:43
Los ediles del PSOE Dapena y García, con dos concejales de Marea en primer término, en el pleno del lunes.

Las frases

  • “¿De qué lado va a estar el PSOE: con el PP o con las ansias de cambio de Marea?” Xulio Ferreiro
    Alcalde
  • “¿Besteiro y Sacristán avalan la actuación del PSOE, que dificulta la labor de Gobierno?” Xulio Ferreiro
    Alcalde
  • “El grupo de Marea paraliza la actividad de la ciudad y no sabe llevar asuntos al pleno” José Manuel Dapena
    Portavoz del PSOE
  • “¿Cómo es posible que votar más fondos para igualdad tumbe un pacto de 4 millones?” Avia Veira
    Portavoz del BNG
  • “En vez de sentar a todos a la mesa Marea actúa como si tuviera mayoría absoluta” Rosa Gallego
    Edil del PP

La retirada del apoyo del PSOE a la propuesta que pactó con el Gobierno local de Marea para cambiar el presupuesto en el pleno del lunes ha abierto una herida en la relación entre el grupo de la oposición y el de Marea que compromete en el arranque del curso político el entendimiento necesario para sacar adelante relevantes asuntos municipales. El alcalde, Xulio Ferreiro, exigió a los socialistas ayer que dejen claro "de qué lado van a estar": "o permanentemente con el PP o con las ansias de cambio de Marea para esta ciudad". Poco después el portavoz del PSOE, José Manuel Dapena, no se mostró preciso al responder sobre su diálogo con el Ejecutivo local y aseguró que el grupo socialista va a seguir su propia "hoja de ruta".

El detonante que ha roto la supuesta sintonía entre los grupos que propició en junio la investidura de Ferreiro ha sido la aprobación en el pleno de un voto particular del BNG por el que se añaden 30.000 euros para acciones de igualdad en el cambio en el presupuesto pactado por Marea y PSOE, que votaron lo mismo, la abstención. De esa manera se alteró el acuerdo, por lo que los socialistas retiraron el apoyo que iban a dar al Gobierno de Ferreiro para poder contar partidas para, entre otros asuntos, abonar facturas del Ejecutivo anterior.

Con la modificación del crédito sin aprobar por segunda vez consecutiva y con la elaboración de las ordenanzas fiscales y el presupuesto de 2016 en el horizonte más próximo, Ferreiro se pregunta si los socialistas "van a recomponer la situación o a pretender tener una relación" con el Ejecutivo de Marea que favorezca la gobernabilidad sin interrupciones en la tramitación de asuntos. Dapena se agarra a la intención de "seguir trabajando por los coruñeses". "Sin respaldar el victimismo del alcalde, que culpa a los demás de que las cosas no funcionen", añade.

"Cuando se nos reclame hablar de la modificación del presupuesto hablaremos de ello, pero nosotros vamos a seguir con lo que anunciamos hace unos días: trabajar en los presupuestos de 2016, las ordenanzas fiscales o hablar con los vecinos al comienzo del curso escolar, cosas que interesan a los coruñeses", comentó ayer el portavoz del PSOE sin promover la necesidad de retomar el diálogo por el cambio en el crédito.

El alcalde, molesto con el cambio de voto en el pleno, hizo un llamamiento a las direcciones provincial y autonómica del PSOE para que valoren la actuación del grupo en A Coruña, al que acusan de "dificultar la labor del Gobierno".

Dapena criticó al grupo de Marea por "paralizar la actividad de la ciudad y no saber llevar las cuestiones al pleno" y evitó aclarar si sometería a una cuestión de confianza al Gobierno y respaldaría a otro candidato a la Alcaldía, como el popular Carlos Negreira. "El alcalde es alcalde gracias a los votos del PSOE. Lo apoyamos buscando un cambio de progreso, pero eso no iba a suponer un cheque en blanco, sino que se le haría un control riguroso y leal. La lealtad tiene que ser recíproca", respondió.

El grupo del BNG, que resaltó ayer que "es la única fuerza política" que trabaja "con rigor para resolver los problemas de los vecinos", se mostraba extrañado por haberse dado la vuelta a la propuesta pactada por el Gobierno local y el PSOE pese a considerar todos los grupos que los 30.000 euros para igualdad debían ser recuperados. "Lo que pasó fue esperpéntico y ridículo. ¿Cómo es posible que un voto particular del BNG que reivindica más fondos para la lucha contra la violencia machista al que nadie mostró su discrepancia tumbe un pacto que asciende a más de cuatro millones de euros?", se pregunta la edil Avia Veira.

Desde el grupo del PP, que se abstuvo en el voto particular del BNG y votó contra la aprobación de la propuesta de modificación, la edil Rosa Gallego criticó la actitud del Gobierno por no convocar a su grupo a las negociaciones sobre el mismo tema: "La falta de diálogo es tan evidente que el PSOE tumbó el cambio en el crédito por no haber cumplido un acuerdo. En vez de sentar a todo el mundo en la misma mesa, este Gobierno actúa como si tuviera mayoría absoluta".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine