Sentenciado por perder los troncos que transportaba y dañar 12 vehículos

El sospechoso, a pesar de que la carga se caía, continuó su marcha ocho kilómetros - Fue detenido por la Guardia Civil

19.09.2015 | 02:02

El conductor de un tráiler fue condenado por perder el control del vehículo en la autovía A-6, lo que provocó que los troncos que transportaba se cayesen a la carretera y a la calzada. El procesado, según relata el juez en la sentencia, continuó su marcha durante ocho kilómetros "desentendiéndose de detenerse para adoptar medidas de reparación y con evidente y clara desatención y consiguiente riesgo para terceros". El incidente, que sucedió en el término municipal de Aranga, provocó daños en doce vehículos, que colisionaron o pasaron por encima de los troncos.

El magistrado del Juzgado de lo Penal número 2 de A Coruña condenó al imputado por cometer un delito contra la seguridad vial y tres delitos de lesiones. Así, le impuso la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores durante dos años y medio, el pago de una multa de 3.120 euros y diez días de trabajos en beneficio de la comunidad. La aseguradora indemnizó a casi todos los conductores que sufrieron lesiones o daños en sus automóviles, por lo que no reclamaron ser compensados por vía judicial.

La Fiscalía solicitaba en su escrito de calificación una pena mayor para el acusado, pero llegó a un acuerdo con el abogado de la defensa, por lo que el sospechoso se declaró culpable y la vista oral no se celebró. El magistrado dictó sentencia en la sala. Contra el fallo no cabe recurso porque fue dictado bajo la conformidad de todas las partes implicadas en el proceso judicial. El titular de Penal 2 tuvo en cuenta la atenuante de dilaciones indebidas, ya que los hechos sucedieron el 19 de abril de 2010, entre las 06.25 y las 07.40 horas, y el proceso judicial sufrió "retrasos no justificables por su complejidad ni imputables a la acción del acusado".

El juez indica en la sentencia que el accidente se produjo en un "amplio tramo curvo con derivación a la derecha, seguido de otro recto". El asfalto estaba en buen estado y la calzada "limpia y seca". El condenado, además, circulaba a una velocidad de entre 90 y 95 kilómetros por hora, por lo que no superaba los límites. El magistrado atribuye el siniestro a que el procesado "actuó con olvido absoluto de las más elementales normas de precaución y cuidado e inobservancia de las mínimas normas de circulación diligentes". Además, subraya que, al no haberse detenido, obligó a los conductores de otros turismos "a realizar maniobras de elusión y dar frenazos". El imputado perdió troncos a lo largo del trayecto de ocho kilómetros que realizó tras el siniestro, hasta que llegó a la gasolinera de Guitiriz (Lugo), en donde se detuvo para asegurar la carga. Allí fue localizado y detenido por una patrulla de la Guardia Civil que había sido alertada del suceso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine