El Concello estudia cambiar la aplicación de la fórmula de Tranvías para evitar que suba el bus

"La fórmula polinómica está en el contrato y habrá que pedirle explicaciones a quien firmó esa concesión pero, a lo mejor, hay maneras diferentes de aplicarla", explica el alcalde, Xulio Ferreiro

21.09.2015 | 22:21
Un autobús urbano de la línea 6.

Claves

  • Concesión. La Compañía de Tranvías firmó en 1986 el contrato con el Concello para prestar el servicio de transporte público. La tarifa se calcula usando una fórmula en la que se incluyen los salarios de los empleados y el precio del combustible
  • Revisión. La revisión del contrato la lleva Marea Atlántica en su programa electoral y la había intentado también el BNG durante la pasada legislatura en varias ocasiones, aunque la mayoría absoluta del PP bloqueó estas propuestas
  • Cuentas. La Compañía de Tranvías registró unos beneficios de 4,44 millones de euros en 2014 y el Concello le ingresó 8,5 millones en concepto de subvención a los viajeros

Una de las 25 medidas de Marea Atlántica para los cien primeros días de gobierno era la fiscalización de las concesiones municipales. Una de las que está encima de la mesa ya es la de la Compañía de Tranvías. El alcalde, Xulio Ferreiro, asegura que el Ejecutivo ha iniciado el estudio del convenio y apunta a un cambio en la aplicación de la fórmula polinómica para evitar que suba el precio del autobús. "Es suficientemente alto y está suficientemente subvencionado por el Concello", explicó el regidor municipal, que asegura que el Gobierno local hará "todo lo posible" por evitar un incremento de la tarifa del bus urbano. En su programa para esta legislatura Marea planteaba también la renegociación de las tarifas y más bonificaciones

El Gobierno local ha iniciado ya la fiscalización de la concesión de la Compañía de Tranvías. "La documentación es voluminosa, el contrato es complejo y los flujos de dinero entre el Concello y la concesionaria son importantes, por lo que tenemos que ver cómo podemos reordenar todo esto", explicó el alcalde, Xulio Ferreiro, en una entrevista a LA OPINIÓN.

La puesta en marcha de la revisión de las concesiones municipales era uno de los 25 compromisos para los cien primeros días de gobierno que Marea Atlántica llevaba en su programa electoral. El Ejecutivo todavía no ha llegado a una conclusión, aunque apunta a una línea de trabajo para evitar que suba el precio del autobús y que se basa en "revisar la aplicación de la fórmula" polinómica que se usa para calcular el precio del billete sencillo. Una vez hallada esa tarifa, Concello y Tranvías negocian qué porcentaje del billete subvencionan las arcas municipales a los titulares de la tarjeta Millennium y a los beneficiarios de los bonos sociales y de estudiante.

"La fórmula está en el contrato y habrá que pedirle explicaciones a quien lo firmó pero, a lo mejor, hay maneras diferentes de aplicar esa fórmula", explicó el regidor municipal. Y es que, desde que se firmó la concesión, en diciembre 1986, se aplica la misma fórmula para calcular el precio del billete. En ese operación entran variables como el precio del combustible, los costes salariales y el IPC, pero no la subvención del Ayuntamiento a los viajeros que cuentan con bonobús y que, solo durante el año pasado, ascendió a 8,5 millones de euros.

"Haremos todo lo posible para que el billete no suba, tiene un precio suficientemente alto y está suficientemente subvencionado por el Concello, pero hay que sentarse todavía con la Compañía de Tranvías", aclaró a preguntas de este diario Xulio Ferreiro.

La revisión de la fórmula polinómica había sido solicitada ya por el BNG en la anterior legislatura al entonces alcalde Carlos Negreira. El portavoz nacionalista en diciembre de 2011, Xosé Manuel Carril, presentó una moción en el pleno para que se revisase la concesión de la Compañía de Tranvías. La moción, sin embargo, no consiguió ser ni siquiera debatida al no conseguir los votos suficientes -el PP tenía mayoría absoluta- para ser considerada urgente y entrar en los asuntos del pleno. Carril siguió intentando durante la legislatura que este tema se discutiese en María Pita para evitar "un enriquecimiento de la Compañía de Tranvías a costa de las subvenciones municipales", aunque no logró en ninguna ocasión que se revisase el contrato de la concesionaria.

La Compañía de Tranvías tuvo en 2014 unos beneficios de 4,44 millones de euros, uno más de los que había sumado durante el ejercicio anterior. La presentación de la cuenta de resultados la hizo en julio el que era gerente de la concesionaria, Javier Contreras, que renunció a su cargo a principios de este mes por "asuntos familiares". Entonces, explicó que este aumento de los beneficios se debía a que habían ingresado 700.000 euros en cumplimiento de una sentencia favorable sobre un reclamación del céntimo sanitario y que los 300.000 euros restantes de ese millón de euros de diferencia con el ejercicio de 2013 responden a intereses de demora.

El punto número 33, de los 99 que configuran el programa electoral de Marea Atlántica, está dedicado a la Compañía de Tranvías y habla de la "inspección y fiscalización de la concesión", de la "renegociación de las tarifas y la mejora e implantación de bonificaciones al transporte, como por ejemplo, para familias numerosas y la tarifa plana por anticipado". Este apartado apunta además, a una reconfiguración de los trayectos. "Ampliación de las líneas (Universidade, zona hospitalaria, barrios periféricos?) y su frecuencia", así como a la "renovación y actualización de flota de autobuses en gran parte anticuada y amortizada".

El precio del billete sencillo del autobús es ahora de 1,30 euros, el de los usuarios de la tarjeta Millennium, de 85 céntimos y el de desempleados, jubilados, discapacitados y escolares, de 33 céntimos y de 30 céntimos el de los universitarios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine